Cinco momentos inolvidables de Bridget Jones

El próximo jueves se estrena la tercera entrega de la saga y es la excusa perfecta para recordar grandes escenas de la película original de 2001
Milagros Amondaray
(0)
28 de octubre de 2016  • 11:38

*1. "ALL BY MYSELF"

La música es un arma de doble filo en la saga de Bridget Jones, y una de las principales falencias de la deplorable segunda entrega, Al borde la razón, la cual optamos por omitir en este listado. Sin embargo, en El diario de Bridget Jones determinadas canciones icónicas se emplean con efectividad. El caso emblemático es "All by Myself", interpretada por Bridget ( Renée Zellweger ) al comienzo del film de Sharon Maguire en un contexto que define su situación: en pijama en su casa, siempre con alcohol a mano, viendo Frasier y riéndose de su soltería. Una de las razones por las cuales Bridget se convirtió en un personaje tan reconocible es porque se comunica con los demás sin ninguna clase de velo, lo cual la puede conducir al ridículo pero también a establecer relaciones sin lugar para la hipocresía. Este prefacio de El diario de Bridget Jones (que al recrearse en la actualidad pediría a gritos el uso de "Someone Like You" de Adele ) la muestra, con la hipérbole como recurso, entregándose a su realidad sin avergonzarse por ello.

*2. "ME GUSTÁS TAL CUAL SOS"

Así como en Tienes un e-mail se toma a Orgullo y prejuicio como subtexto, en El diario de Bridget Jones la novela de Jane Austen es un punto de referencia mucho más claro, con el personaje de Mark Darcy ( Colin Firth , quien había interpretado a Fitzwilliam Darcy en la miniserie de la BBC) como uno de los tantos que terminan teniendo mucho más para ofrecer que lo que sus conocidos parecen decirnos. Por lo tanto, cuando Mark baja por las escaleras y le confiesa a Bridget que ella le gusta "tal cual es", se trata de un punto de inflexión para la relación tirante entre ambos y para el espectador y su vínculo con un Darcy que empieza a mostrar otra faceta. Asimismo, la escueta e inesperada confesión del personaje lo termina definiendo. A él no le hacen falta grandes declaraciones de amor porque comulga con la idea de que a veces es necesario decir las palabras justas en el momento ídem.

*3. EL CUMPLEAÑOS CON LA SOPA AZUL

Las apariciones de Mark Darcy en el film son esporádicas pero indelebles, y el personaje ocasionalmente entra en escena cuando Bridget menos se lo espera, suerte de símbolo de cómo sus prejuicios sobre él se van disolviendo uno a uno. La famosa secuencia en la que Bridget intenta cocinarles una cena gourmet a sus amigos luego de recibir un envión profesional es un ejemplo de cómo la presencia de Darcy la complementa en lugar de anularla. En el día del cumpleaños de Bridget, Mark la apoya en su decisión de servir tres platos que no auguran nada bueno, validando así su declaración previa de que acepta a esa mujer tal cual es, sin talento para cocinar pero considerada con sus amigos. En contraposición con lo que sucede con Daniel Cleaver ( Hugh Grant ), con Darcy no hay motivo para esconder las debilidades: él prefiere celebrarlas.

*4. UN KARAOKE FRENTE A DANIEL CLEAVER

Como ya hemos comprobado con la primera escena del film, Bridget no tiene ningún problema para exteriorizar sus sentimientos y/o (des)conocimientos sin considerar los agravantes. Desde su discurso en una fiesta del trabajo en el que pronuncia mal el nombre del "Sr. Fitzherbert" hasta su penoso intento por comandar una nota de color en un cuartel de bomberos en Lewisham, Bridget se lanza a las experiencias sin tapujo alguno, lo cual la vuelve completamente encantadora. En la secuencia en la que se entrega al karaoke con unas copas de más podemos ver cómo Daniel se siente atraído por esa cualidad de ella, por su naturaleza impredecible. ¿El problema? Cleaver no está listo para una relación comprometida y, a diferencia de Darcy, no se muestra verdaderamente interesado en conocer a Bridget más allá de la superficie, más allá de sus aleatorios actos imprudentes.

*5. ES HORA DE EMPEZAR UN NUEVO DIARIO

El final de El diario de Bridget Jones alude nuevamente al tema de los prejuicios y esta vez lo hace develando otra cara de Darcy. "Los chicos buenos no besan así" ,le dice Bridget a su flamante novio, ante lo que él responde: "Oh mierda que sí lo hacen". Darcy, aparentemente incapacitado para muestras de amor apasionadas (Daniel, otra vez, se presenta como su contrafigura), abandona los correctos modales para complacer a su pareja bajo la nieve y en medio de la calle, luego de un gesto que representa el final del recorrido personal de Bridget en el film. Darcy le regala un nuevo diario íntimo para que ella escriba un capítulo diferente de su vida, vida que ahora lo incluye indefectiblemente. Por otro lado, más allá del romanticismo, El diario de Bridget Jones concluye con otra acción clásica de su protagonista: la ropa interior sexy que se propone usar para su noche íntima con Darcy termina siendo contemplada por todo el mundo. Como siempre, Bridget hace todo al revés.

*EL ADELANTO DE EL BEBÉ DE BRIDGET JONES:

El Bebé de Bridget Jones- Trailer

02:53
Video

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.