De La ciudad de los sueños a Chinatown, cinco películas sobre Los Angeles

Si te gustó La La Land, te recomendamos cinco clásicos modernos ambientados en la ciudad de los sueños
Pablo Planovsky
(0)
1 de febrero de 2017  • 00:13

Trailer de La La Land

01:24
Video

La La Land, la ciudad de las estrellas, la meca del cine, el lugar donde todos los sueños son posibles. En la jerga, el título se refiere a Los Ángeles pero también sirve para referirse a un lugar fuera de contacto con la realidad. Todo parece indicar que la película de Damien Chazelle se sumará a una larga lista de ganadoras del Oscar ambientadas en esa ciudad que incluye a Crash: Vidas cruzadas, El artista y Argo. Se sabe: a Hollywood le encanta mirarse el ombligo. Aquí elegimos cinco películas más sobre esta ciudad memorable.

El camino de los sueños (2001)

Es la contracara de La La Land: aquí, una aspirante a actriz llega a Los Ángeles para triunfar pero descubre que la ciudad está lejos de ser la tierra de los sueños, sino más bien la ciudad de las pesadillas. La película se convirtió en un clásico de la filmografía de David Lynch . Naomi Watts y Laura Harring son las protagonistas de una historia retorcida, que en una primera visión parece más compleja de lo que en realidad es. Mulholland Drive es más que la suma de sus secuencias: desde los momentos musicales ("Llorando", "I’ve Told Every Little Star") hasta las más cómicas y perversas (el “espresso”) son fantasías de una industria mucho más oscura y menos optimista que la que Hollywood suele mostrar.

Barrio chino (1974)

“Olvídalo Jake, es el Barrio Chino”. La frase quedó inmortalizada en la historia del cine y con justa razón: el neonoir de Roman Polanski no admite finales felices. Jack Nicholson interpreta al cínico detective Jake Gittes, alguna vez ayudante del fiscal del distrito en el que se ubica Chinatown en Los Angeles ¿Qué hacía? “Lo menos posible”, en sus propias palabras, en un mundo lleno de corrupción y mafiosos. La película del director de Repulsión Nicholson como el detective que quiere saber qué le ocultan y a Faye Dunaway como la femme fatale con una falla en el iris que parece ser la metonimia perfecta de esta historia. El mítico director de cine John Huston es el villano Noah Cross. Gittes intenta comprender cuál es su motivación: “¿Cuánto más puede comer? ¿Qué podría comprar entonces que no pueda comprar ahora?” Y Cross le responde: “El futuro Mr. Gittes, el futuro”.

Colateral: Lugar y tiempo equivocado (2004)

“Pensás que algún día tu sueño se va a cumplir. Pero un día despertás y te das cuenta que nunca pasó. Que sos viejo y que nunca se cumplió y nunca se cumplirá: porque nunca te vas a animar de todos modos”. Casi como si fuera una versión moderna y contemporánea de Fausto, el taxista Max acepta el dinero de Vincent, el cliente que le ofrece mucho dinero a cambio de hacer cinco paradas por Los Ángeles. Tom Cruise le recuerda a Jamie Foxx que la ciudad es impiadosa, solitaria y nada solidaria. “Alguien entra al subte y se muere, ¿creés que alguien lo va a notar?” Así se refiere el diabólico asesino con crisis existencial a la ciudad de las estrellas.

El gran Lebowski (1998)

Otro clásico de los hermanos Coen podría haber integrado esta lista: Barton Fink (1991) sobre un guionista envuelto en una trama de asesinatos y poder en Los Ángeles, pero elegimos esta quizás por la definición con la que comienza sobre el protagonista y la ciudad. “ The Dude es el hombre más vago en Los Ángeles, lo cual lo pondría alto en el ranking de los más vagos de todo el mundo”. El gran Lebowski es otra suerte de film noir pero en clave de comedia negra. Cuando se estrenó, como tantas otras grandes películas, pasó sin tanta gloria por los cines. Hoy es considerado un clásico no solo para los directores de Fargo y Sin lugar para los débiles. La película retrata estereotipos de la ciudad con un elenco de lujo: Jeff Bridges como The Dude, amante de los bolos y el White Russian, John Goodman, Julianne Moore, Steve Buscemi, John Turturro (que volverá a interpretar a Jesús en el spinoff de esta película, Going Places, a estrenarse este año) y Philip Seymour Hoffman .

Las reglas de juego (1992)

La La Land comienza con un plano secuencia que dura lo mismo que el primer número musical. La técnica se convirtió en una marca registrada de directores que aspiran al Oscar (ver: Gravedad y Birdman) por la dificultad técnica que implica realizarlo. El más recordado en la historia del cine es el que hizo Orson Welles en Sed de mal, de 1958 : un plano secuencia citado como guiño por Robert Altman en la introducción de Las reglas de juego, interrumpido por innumerables personajes que dialogan en un estudio de Hollywood. Llena de referencias, la cinefilia voraz de Altman nunca deja de mofarse de los que dirigen la industria del cine: Tim Robbins es un productor amenazado por un guionista, envuelto en un accidente que transforma a la trama en una novela policial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.