Los héroes de Victor Hugo

Fernando López
(0)
22 de enero de 2002  

Estará lejos del récord de Shakespeare, eterno favorito de los adaptadores (hay más de 450 films basados en sus piezas), pero Victor Hugo bien puede figurar, próximo a Dickens, Poe, Dostoievski, Dumas (padre) o Robert L. Stevenson, entre los grandes nombres de la literatura a los que con mayor frecuencia ha recurrido el cine. Desde 1905, apenas veinte años después de su muerte, cuando por primera vez el noble Quasimodo revivió en la pantalla su devoción por "La gitana Esmeralda" en un corto dirigido en Francia por Alice Guy, han sido cerca de setenta las producciones que se inspiraron en esos vívidos dramas de encendido romanticismo que tanto contribuyeron a convertir a Hugo en el escritor francés más ilustre del siglo XIX. La última de esas traslaciones, realizada en 2000 y coproducida por España, Francia, Italia, Alemania y los Estados Unidos, es una miniserie sobre "Los miserables" que tiene a Gérard Depardieu en el papel de Jean Valjean y a John Malkovich en el de Javert, su implacable perseguidor. Entre uno y otro título se extiende una prolongada y azarosa aventura vivida por los personajes de Hugo en la pantalla. De ella bien pueden rescatarse algunas curiosidades, ahora que están a punto de cumplirse dos siglos del nacimiento del gran romántico francés.

* * *

A pesar de su gran difusión internacional, no fue sin embargo la historia del pecado y la redención de Valjean la que ocupó al principio la atención de los cineastas. Antes que se atreviera con ella, J. Stuart Blackton, pionero y figura decisiva en el desarrollo del incipiente lenguaje fílmico, encaró un "Ruy Blas" en 1909, el mismo año en que el legendario David W. Griffith ensayaba una traslación de "Le roi s´amuse" (la misma pieza de Hugo que está en el origen del "Rigoletto" verdiano), rebautizada "A fool´s revenge" y en cuyo reparto aparece una figura conocida: Mack Sennett. Otro nombre que todavía no había llegado a resplandecer en las carteleras de París -Mistinguett- asoma en el elenco de la segunda versión registrada de "Los miserables", la dirigida en 1911 por Albert Cappellani. Hubo por esos tiempos bastante más Victor Hugo en la pantalla: antes de que se clausurara la época del mudo, ya se había rodado una veintena de films sobre sus historias, y no sólo las más famosas. Figuran entre ellas, por ejemplo, versiones de "Quatrevingt-treize" (1920) o de "Les travailleurs de la mer" (1918 y 1923).

El primer "Jorobado de Notre Dame" del sonoro (en 1939) fue Charles Laughton, que mucho debió luchar contra el recuerdo de la creación que Lon Chaney había logrado dieciséis años antes. Irreconocibles uno y otro, ambos consiguieron hacer visible la conmovedora humanidad del campanero deforme. Anthony Quinn lo recreó con menos fortuna en la versión, más insulsa aunque muy colorida, de Jean Delannoy (1956), donde Gina Lollobrigida encarnaba a una gitana parecida a la bersagliera. Más de una decena de veces Quasimodo volvió a la pantalla (generalmente en producciones para TV), e incluso fue objeto de una curiosa metamorfosis concebida por Patrick Timsit, que lo hizo ser confundido con un asesino serial, pero sin duda ninguna tuvo el eco de la que la casa Disney convirtió en film musical y animado hace cinco años.

En cuanto a las variaciones sobre "Los miserables", han sido tantas que bien merecen un capítulo aparte.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?