Cine. En Nada es lo que parece 2, los magos quieren divertirse