Mala educación: Hugh Jackman se luce en un film imperdible

Hugh Jackman en el film Mala educación, de HBO
Hugh Jackman en el film Mala educación, de HBO
Natalia Trzenko
(0)
27 de abril de 2020  • 00:02

(Estados Unidos, 2020). Dirección: Corey Finley. Elenco: Hugh Jackman, Allison Janney, Ray Romano, Geraldine Viswanathan. Duración:103 minutos. Disponible en: HBO Go. Nuestra opinión: muy buena

"Lo que tenemos no es perfecto, pero funciona", dice Frank Tassone hacia el final de la historia. La fachada está a punto de desmoronarse del todo y el responsable del distrito escolar insiste con mantener el status quo que él creó con gran esfuerzo y una habilidad notable para manipular la realidad a su antojo.

Un personaje fascinante como Frank, educador dedicado, administrativo corrupto y mentiroso consumado necesitaba de un actor que pudiera hacerle justicia a su complejidad. Y eso es precisamente lo que consiguió con Hugh Jackman que, bien lejos del héroe de acción pero con la misma convicción que demostraba cuando interpretaba a Wolverine, hace de este film de HBO una experiencia fascinante.

Trailer de la película Mala educación, de HBO - Fuente: YouTube

01:17
Video

Basada en el caso real de corrupción cometido por el superintendente del distrito educativo de Long Island, un lugar dónde se mezclan las familias de clase trabajadora con los millonarios dueños de las mansiones más impresionantes de la Costa Este de los Estados Unidos, la película plantea sin subrayados pero contundente la abismal distancia entre los padres de los alumnos de la escuela Roslyn, donde Tassone es considerado un prócer, y los maestros que dedican su vida a la educación de los chicos sin ser reconocidos por ello.

El relato comienza con Tassone y Pam, su mano derecha, disfrutando de los laureles de haber convertido una escuela pública del montón en una de las más efectivas del país a la hora de lograr que sus graduados ingresen a las universidades más prestigiosas. Los números los ubican en el cuarto puesto a nivel nacional, una verdadera hazaña que no termina de satisfacer al paciente y dedicado Frank.

En algún momento de la trama, cuando su red de engaños y secretos empiece a desmoronarse por la acción de una alumna que él se ocupó de estimular con un discurso entre sincero y de un libro de autoayuda, el protagonista utilizará la metáfora de un coche de carreras que acelera sin parar para llegar a la meta aunque descubra que tiene una piedra atada en el paragolpes. Con el acelerador apretado, Frank encanta a los padres de la comisión directiva, más que dispuestos a mirar para otro lado cuando se trata de beneficiar a sus hijos en su futuro universitario.

Esos ambiguos límites morales y éticos que a muchos le recordarán al reciente caso de fraude en los exámenes de ingreso universitarios que involucró a las actrices Felicity Hoffman y Lori Loughlin, impulsan la historia que apela al humor para destacar lo absurdo de todo lo sucedido sin olvidar su trasfondo dramático. Un conflicto que parte de las ideas más básicas sobre los Estados Unidos como una tierra de oportunidades donde, con esfuerzo, cualquiera puede salir adelante. De lo que se trata aquí es de mostrar al sueño americano vuelto utopía, placebo de muchos y alcanzable por muy pocos.

Con un guion que escapa a las moralejas y las frases aleccionadoras, Mala educación cuenta con un elenco brillante del que seguramente se hablará cuando llegue la temporada de premios, en la forma que sea que vaya a asumir este año. Además de Jackman, que hace maravillas con los planos que registran cada rincón de su cara, cada arruga y cada postura a veces orgullosa y a veces atribulada, la talentosa Allison Janney construye a Pam como un personaje de una humanidad que obliga a la empatía, por más que se quiera despreciarla. Algo similar a lo que ocurre con Ray Romano, que aprovecha su habilidad cómica para interpretar al presidente de la comisión de padres, responsable indirecto del desastre que descubre Rachel, la alumna de tercer año que encarna con solvencia Geraldine Viswanathan.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.