Murió Ennio Morricone, el gran maestro de la música en el cine

Ennio Morricone tenía 91 años
Ennio Morricone tenía 91 años Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
6 de julio de 2020  • 08:41

ROMA.- Ennio Morricone, uno de los mayores compositores de los últimos tiempos, ganador del Oscar y autor de recordadas bandas sonoras que quedaron en la historia del cine, como La misión, "Cinema Paradiso, Érase una vez en América o Por un puñado de dólares, murió a los 91 años en una clínica de Roma luego de una caída en su casa ocurrida hace unos días con la que se fracturó el fémur, cuyas complicaciones resultaron fatales.

Su familia hizo saber, a través de su amigo y abogado Giorgio Assuma, que los funerales tendrán lugar en forma privada "en el respeto del sentimiento de humildad que siempre ha inspirado los actos de su existencia". Morricone murió en la madrugada de hoy "con el consuelo de la fe" y que "hasta el final conservó plena lucidez y gran dignidad", precisó Assuma. "Saludó a su amada esposa María, que lo acompañó con dedición en cada instante de su vida humana y profesional y estuvo a su lado hasta el último respiro y agradeció a sus hijos y nietos por el amor que le brindaron", precisó. El gran maestro hasta pensó en todos aquellos que amaron su música: "Dedicó un conmovido recuerdo a su público, que con su afectuoso respaldo siempre le dio fuerzas a su creatividad".

Nacido en Roma el 10 de noviembre de 1928, el mayor de cinco hijos, a los diez años comenzó a frecuentar el Conservatorio de Santa Cecilia, estudiando trompeta, instrumento que tocaba su padre. Entonces, un maestro de armonía complementaría intuyó sus dotes y le sugirió estudiar composición, algo que comenzó a hacer en 1944.

Poco después, empezó a componer, obtuvo sus primeros contratos como instrumentista y arreglador en el teatro de revista, así como sus primeras comisiones para la composición de músicas de escena para teatro.

En 1952 obtuvo el diploma en instrumentación para banda, aunque fue en 1955 que tomó el camino que luego reconoció como el verdadero de su vida, comenzando a arreglar música para el cine. Después del nacimiento de su hijo Marco, que tuvo de su esposa de toda la vida, María, buscando trabajo debido a las necesidades económicas, fue contratado por la RAI (empresa estatal de radio y TV italiana) como asistente musical, pero renunció el primer día, según cuentan su biografías. De todos modos, siguió colaborando haciendo arreglos musicales de programas de televisión.

Después del nacimiento de su otros dos hijos, Alessandra y Andrea, en la década de 1960 comenzó a trabajar con el cineasta Sergio Leone y sus famosos "spaghetti western", dando vida a bandas sonoras que lo catapultaron a la fama e hicieron historia como la de Por un puñado de dólares (1964). De la mano de Sergio Leone también compuso años más tarde la inolvidable música de Érase una vez en América (1984).

Después de ser parte del jurado del XX Festival de Cannes y del nacimiento de su cuarto hijo, Morricone redujo sensiblemente su actividad de arreglador para la etiqueta RCA y se dedicó más a la música para cine, firmando más de 400 bandas sonoras en su larga y prestigiosa carrera.

Trabajó con importantes cineastas italianos como Bernardo Bertolucci, Marco Bellocchio, Pier Paolo Pasolini, Gillo Pontecorvo y Dario Argento, así como extranjeros, como Brian De Palma y Oliver Stone, sólo para mencionar algunos.

Académico de Santa Cecilia y muy comprometido con la cultura, Morricone recibió una serie infinita de reconocimientos, entre los cuales el título de Officier de l'Ordre des Arts ed des Lettres del gobierno francés y varias condecoraciones al mérito de la República de Italia.

A partir de 2002 comenzó una nueva vida artística para el maestro, que se dedicó a la dirección de orquesta en la Arena de Verona, el más importante teatro abierto del mundo. Nominado para el Oscar por la banda sonora de La misión (Roland Joffe, 1986) y Los intocables (Brian De Pama, 1989), a los 79 años, en 2007, recibió el premio honorario de la Academia de Hollywood por su trayectoria y, en 2016, un nuevo Oscar por la música de Los ocho más odiados, de Quentin Tarantino, fiel reflejo de una vitalidad artística increíble.

Morricone ganó también tres Grammy, cuatro Globos de Oro, seis premios Bafta, diez David di Donatello, dos European Film Awards, un Leone de Oro a la carrera y un Polar Music Prize. Vendió más de 70 millones de discos y entre bandas sonoras para cine y óperas compuso más de 500 títulos. Hace pocas semanas había ganado junto a John Williams el premio Princesa de Asturias de las Artes .

Siguió componiendo y dirigiendo hasta hace poco y por eso su muerte causó conmoción en Italia. "Nos deja un artista distinguido y genial. Músico refinado y popular, ha dejado una huella profunda en la historia musical de la segunda mitad del siglo pasado. A través de sus bandas sonoras contribuyó grandemente a difundir y reforzar el prestigio de Italia en el mundo", destacó el presidente de Italia, Sergio Mattarella, en un mensaje de pésame.

"Recordaremos siempre, con infinita gratitud, el genio artístico del maestro Ennio Morricone. Nos hizo soñar, emocionar, reflexionar, escribiendo notas memorables que quedarán indelebles en la historia de la música", tuiteó el primer ministro, Giuseppe Conte.

Le hicieron eco personalidades del mundo de la política, la cultura y la música, en mensajes llenos de elogio y afecto para un gran músico que, todos destacaron, también fue una gran persona.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.