Murió Wilford Brimley, el actor que fue el abuelo de todos en el cine y la TV

A los 85 años muriò Wilford Brimley, recordado por su papel en Cocoon
A los 85 años muriò Wilford Brimley, recordado por su papel en Cocoon
Natalia Trzenko
(0)
2 de agosto de 2020  • 14:38

Wilford Brimley, actor de carácter reconocido por su papel en la recordada Cocoon, murió este sàbado a los 85 años por complicaciones causadas por la diabetes que padeció por años.

Brimley, al que muchos reconocerán por su frondoso bigote y sus interpretaciones de hombres de aspecto duro y ternura apenas oculta, nació en 1934 y llegó a la actuación de una manera bastante particular. Integrante de la marina durante la guerra de Corea, a su regreso a los Estados Unidos trabajó en los establos en los que descansaban los caballos que se utilizaban en los westerns de cine y TV. Fue herrero, adiestrador, jinete en rodeo y guardaespaldas de Howard Hughes.

Brimley en Ausencia de malicia
Brimley en Ausencia de malicia

Cuando en los años sesenta su proyecto de convertirse en ranchero en Idaho no funcionó, Brimley regresó a California dónde empezó a trabajar como extra de cine y TV en programas como La ley del revólver y Bonanza, siempre necesitados de actores que supieran montar.

"Solíamos montar, nos daban una peluca, nos colocaban maquillaje y éramos los indios que huían de los soldados hacia la colina. Después nos daban los uniformes de soldados y nos perseguíamos a nosotros mismos", contó el intérprete hace unos años cuando también recordaba que fue Robert Duvall al que conoció en uno de esos westerns televisivos, el que lo alentó para que se animara a actuar. Fascinado con el talento de su amigo, Brimley decidió intentarlo pero durante casi una década Hollywood no le prestó demasiada atención.

En los setenta empezaron a llegar los papeles televisivos en series como Kung Fu -donde interpretó a un herrero- y The Waltons. El cine apareció al final de la década con películas como Síndrome de China y El jinete eléctrico, de Sidney Pollack con el que volvería a trabajar años después en Ausencia de malicia y The Firm: Fachada, en la que interpretó a uno de los pocos villanos de su carrera. Acostumbrado a verlo como el bonachón hombre de campo, el cowboy de pocas palabras pero sabiduría incorporada, aquel papel demostró el talento de Brimley.

"Wilford Brimley era un ser auténtico: un cowboy real, un gran actor, un hombre maravilloso. Te voy a extrañar, Will. Descansa en paz", lo despidió John Carpenter a través de Twitter. El legendario realizador lo había dirigido en el film de terror El enigma de otro mundo.

Después de interpretar al entrenador de beisbol en El mejor, la película de Barry Levinson protagonizada por Robert Redford y de finalmente compartir pantalla como actor con su amigo Duvall en El precio de la felicidad, a Brimley le llegó el papel que lo hizo famoso. A los 51 fue uno de los protagonistas de Cocoon, aquél tierno film que combinaba la comedia, la ciencia ficción y el drama familiar dirigido por Ron Howard.

Allí, con compañeros de elenco como Don Ameche (quién ganó un Oscar como mejor actor de reparto por este papel), Hume Cronyn y Jessica Tandy, Brimley encarnó a Ben Luckett, uno de los jubilados que vivía en un hogar para ancianos que descubre una suerte de fuente de la juventud extraterrestre y la posibilidad de comenzar de nuevo.

Wilford Brimley
Wilford Brimley Fuente: AFP

Luego protagonizó su propia serie televisiva, Our House, que aprovechaba su marca de "abuelo de América" para contar la historia de un viudo jubilado que empieza a convivir con su nuera y nietas luego de la muerte de su hijo.

"Demasiada gente, demasiado congestionada y demasiado rápida", decía Brimley de Los Ángeles y de Hollywood por extensión. Aunque trabajó regularmente en cine y en TV, el actor prefería la vida del campo en su racho de Utah. Claro que su desconfianza e incomodidad en la industria audiovisual no le impidió disfrutar de algunos de sus privilegios. Según él mismo contó, cuando en 1977 pasó unos días en Los Ángeles luego de permanecer un tiempo en un haras de Denver, hizo el casting para Sindrome de China, película protagonizada por Jack Lemmon, Jane Fonda y Michael Douglas.

"La primera vez que vi a Jack Lemmon fue en su oficina. No se me cruzó por la cabeza que tenía la posibilidad de trabajar con él. Lo que quería era su autógrafo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.