Netflix: el regreso de Shaft sueña con poner en marcha una nueva saga

Jessie T. Usher, Samuel L Jackson y Richard Rountree, tres Shaft contra el crimen
Jessie T. Usher, Samuel L Jackson y Richard Rountree, tres Shaft contra el crimen Crédito: netflix
Marcelo Stiletano
(0)
3 de julio de 2019  • 20:05

Shaft (Idem, EE. UU./2019). Dirección: Tim Story. Guion: Kenya Barris y Alex Barnow, basado en el personaje creado por Ernest Tidyman. Fotografía: Larry Blanford. Música: Christopher Lennertz. Edición: Peter S. Elliot. Elenco: Samuel L. Jackson, Jessie T. Usher, Regina Hall, Richard Roundtree, Alexandra Shipp, Matt Lauria, Isaach de Bankolé. Duración: 111 minutos. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: buena

Hay tres películas llamadas Shaft, así a secas. La primera es de 1971, en pleno apogeo de la blaxploitation. Las andanzas de un detective afroamericano, vigoroso y decidido. Un habitante pleno de la jungla violenta que era Manhattan en ese momento. Fue tal su éxito que le siguieron dos secuelas y una serie de TV. La segunda se estrenó en 2000 y se propuso como un remake a partir de un argumento parecido al original, pero adaptado a los nuevos tiempos.

Shaft | Tráiler oficial | Netflix. Fuente: Youtube

01:50
Video

La tercera se propone como el comienzo deliberado de una saga, que reivindica a la original y deja de lado a la remake, por más que recurra al mismo título y a su mismo actor protagónico, Samuel L. Jackson . La negación de la película número dos llega al extremo de ignorar el vínculo entre Jackson y Richard Roundtree (el Shaft original de 1971), que en 2000 eran sobrino y tío, respectivamente. Ahora la familia se recupera de manera completa. Roundtree es el abuelo, Jackson el padre y con ellos aparece el hijo (JJ, personificado por Jessie T. Usher). Es un bebe en el violento prólogo ambientado en 1989, que marca la separación entre sus padres, y reaparece ya recibido en la universidad como analista de datos en el FBI. Lejos (en apariencia) de las armas y de los operativos en la calle.

Hasta que la sangre tira y el menor de la dinastía sale a buscar a su padre porque siente el llamado de la vocación. Hay que desbaratar una red vinculada a distintos tipos de hechos criminales que termina conectada con el pasado familiar, un vínculo que al mismo tiempo reaparece con visibles rasgos de comedia. Este cruce entre el humor y la trama policial responde a la historia del director Tim Story, responsable de la mayoría de los éxitos de Kevin Hart, el comediante negro que renunció a conducir la última ceremonia del Oscar, un actor inmensamente popular en Estados Unidos y poco conocido en estas tierras.

En manos de Story, el costado humorístico resulta más eficaz que el de la historia policial, demasiado enrevesada y por lo tanto sobreeexplicada, porque de otra manera se haría incomprensible. Lo mejor de la película pasa por cada aparición de Jackson, con una autoridad y una presencia cinematográfica que lo llevan a contrastan todo el tiempo con los modales dóciles y el temperamento del muchacho, entre decidido y embarullado. A esta actitud Jackson le agrega una colección de dichos y expresiones que de manera muy saludable cuestionan los excesos de corrección política impuestos por esta época. A partir de ellos, a pesar de cierta hibridez general, la película respira y se afirma en su condición de homenaje a un personaje y una época. La aparición feliz de Roundtree en el tramo final completa ese cuadro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.