Con El hilo fantasma, la sociedad artística de Paul Thomas Anderson y Daniel Day Lewis llega a su fin