Opinión. Pensar en los adolescentes, un buen comienzo