Premios Oscar 2018: Lady Bird, la revelación que se fue con las manos vacías