"Romance", con el sello de la polémica