Tomás Yankelevich, el heredero del éxito