Top Five: las peores películas del año

Bradley Cooper y Emma Stone en la olvidable Aloha
Bradley Cooper y Emma Stone en la olvidable Aloha Fuente: Archivo
Desde el fallido regreso de Cameron Crowe hasta la mala dupla de Sofía Vergara con Reese Witherspoon, repasamos las decepciones más resonantes de 2015
Milagros Amondaray
(0)
30 de diciembre de 2015  • 00:30

*1. BAJO EL MISMO CIELO (Cameron Crowe)

"No quiero ser otra calcomanía en tu computadora", le dice Allison Ng ( Emma Stone ) a Brian Gilcrest ( Bradley Cooper ) en Bajo el mismo cielo, la flamante película de Cameron Crowe. Si bien es mala, no se trata ni por asomo de la peor frase del film - que tiene un sinfín de diálogos perezosos, como si el director estuviera parodiando su propia filmografía - pero sí aquella que mejor representa el contraste con otras obras de Crowe como Jerry Maguire y Casi famosos, en las cuales las aseveraciones tenían una inspiración admirable y en las cuales las mujeres centrales (Dorothy Boyd y Penny Lane) denotaban una complejidad totalmente ausente en todos los personajes de Bajo el mismo cielo.

Cooper interpreta a un contratista que regresa a Hawaii para pelear por segundas oportunidades, tanto laborales como románticas. En el camino a la inconsciente reconquista de su ex novia (interpretada por Rachel McAdams ) se le cruza Allison, quien parece salida de una screwball comedy pero sin ningún encanto. Con una edición torpe y desprolija - los diversos problemas de post-producción que atravesó el film se vuelven bastante notorios - y con decisiones de casting cuestionables de las que Crowe se debió disculpar (Stone como una mujer asiática, como ejemplo principal), Bajo el mismo cielo encuentra sus mejores momentos cuando entra en escena John Krasinski quien, sin siquiera emitir palabra, dice mucho más que el film en su conjunto.

*2. DOS LOCAS EN FUGA (Anne Fletcher)

Reese Witherspoon, Sofía Vergara y una comedia que no funciona
Reese Witherspoon, Sofía Vergara y una comedia que no funciona Fuente: Archivo

Desde el vamos, la idea de juntar a dos mujeres completamente opuestas para la concreción de un objetivo en común ya se hizo con un excelente resultado hace apenas dos años con Chicas armadas y peligrosas. En la comedia de Paul Feig protagonizada por Sandra Bullock y Melissa McCarthy había tanto un respeto por el género femenino - eran las mujeres las que resolvían un caso policial, a pesar de la subyacente subestimación de los hombres - como un conmovedor retrato de una amistad entre dos parias que colisionaban en el momento justo. Por el contrario, Dos locas en fuga le extirpa cualquier atisbo de profundidad al vínculo entre una policía rígida ( Reese Witherspoon en una interpretación para el olvido) y la esposa de un traficante de drogas a quien debe proteger a toda costa ( Sofía Vergara con su esperada unidimensionalidad) y ni siquiera funciona en la concatenación de traspiés que experimentan en su road trip.

Asimismo, el film de Anne Fletcher presenta una sucesión de chistes insultantes que no tienen siquiera una construcción inteligente como para ser respetados como gags. Todo en esta historia se mueve a media máquina y lo que debería ser fundamental (la química entre Witherspoon y Vergara) jamás levanta vuelo.

*3. IN/MORTAL (Tarsem Singh)

Ben Kingsley en In/Mortal en lo nuevo de Tarsem
Ben Kingsley en In/Mortal en lo nuevo de Tarsem Fuente: Archivo

El mismo año que Woman in Gold, Ryan Reynolds filmó In/Mortal, otra película de interpretación mediocre, en las que dio nuevas pruebas de lo anodino que puede resultar como actor principal. Este es uno de los casos en los cuales la historia tiene un enorme potencial narrativo que se tira por la borda a la media hora de iniciada la acción. Ben Kingsley (quien desaparece al comienzo del film y a quien se lo extraña mucho luego) personifica a un magnate enfermo de cáncer quien accede a un tratamiento inusual: la transferencia de su propia consciencia al cuerpo de alguien más joven y saludable.

Es entonces cuando Reynolds hace su entrada, olvidándose continuamente de apelar a gestos que hayamos visto en la actuación de Kingsley, lo cual era clave y necesario. Sin embargo, lo suyo es tan chato como la dirección de Tarsem Singh, un realizador visualmente atractivo que supo desplegar toda su inventiva en la brillante y ambiciosa The Fall y que aquí, entre persecuciones y confusión de identidades, lamentablemente pierde su sello.

*4. BEFORE WE GO (Chris Evans)

Before We Go, la ópera prima de Chris Evans
Before We Go, la ópera prima de Chris Evans Fuente: Archivo

Por un lado, el interés de Chris Evans por hacer su debut como realizador en un género al que no está acostumbrado como actor parecía genuino y hasta admirable. Por el otro, Before We Go es una de las tantas películas sin identidad que intentan continuamente emular al cine de Richard Linklater y su trilogía de Antes del amanecer. Si bien el homenaje nunca está de más (Last Night lo hizo antes y mucho mejor), cuando los conflictos del film resultan más triviales que sustanciales, el tedio se vuelve ineludible. Evans interpreta a un músico neoyorkino que ayuda a una joven a volver a su casa tras haber sufrido un robo que la dejó sin dinero. Como consecuencia, ambos pasan toda la noche juntos intercambiando opiniones sobre las relaciones, los deseos personales y las frustraciones del pasado.

La influencia de Linklater es tan clara que Evans incluso se anima a copiar una escena de Antes del amanecer con total descaro y con la "ayuda "de su co-protagonista Alice Eve, quien está todo el tiempo en pose de damisela en desgracia al punto de resultar irritante. ¿Otro cliché de Before We Go? El clásico final abierto que aspira a ser profundo, pero que no es más que un síntoma de la falta de originalidad de los múltiples guionistas.

*5. JURASSIC WORLD (Colin Trevorrow)

Jurassic World habrá sido un éxito, pero presentó muchos problemas narrativos
Jurassic World habrá sido un éxito, pero presentó muchos problemas narrativos Fuente: Archivo

Con excepción de Ryan Coogler, quien pasó de Fruitvale Station a la perfecta Creed con gran dominio como cineasta, la nueva movida de los estudios de elegir a un director que se fogoneó en el indie para llevar adelante una producción mainstream no estaría funcionando en cuanto a resultados estéticos y narrativos, independientemente del desempeño en taquilla. Primero le pasó a Josh Trank, quien tras dirigir Chronicle dio un salto a Los 4 fantásticos con consecuencias penosas (dicho film también podría integrar este listado) y luego le sucedió a Colin Trevorrow, responsable de la extraordinaria Safety Not Guaranteed, quien tuvo a su cargo la dirección de la esperada Jurassic World.

En esta nota ya les había manifestado algunas de mis molestias respecto al film, uno que fue tan exitoso por el factor nostalgia (y por el factor Chris Pratt ) que parecía intocable. Con excepción de Jake Johnson (intérprete fetiche de Trevorrow), cuyo personaje apunta a la memoria emotiva con mejor suerte, la película tiene huecos inexplicables, desde el conflicto de los pequeños hermanos que es dejado de lado al instante, pasando por la dinámica amor-odio entre Pratt (desangelado contra todo pronóstico) y Bryce Dallas Howard, hasta el burdo personaje de Vincent D'Onofrio que no es más que un estereotipo. Y si bien el impacto de los efectos visuales es indiscutible, el guión le quita potencia a los eventuales enfrentamientos y concluye con una escena que es el colmo de lo anticlimático.

PARTICIPACIÓN. ¿Cuáles les parecieron las peores películas del 2015? Los invitamos a mencionarlas en los comentarios

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.