Con acento folklórico

Guillo Espel estrena sus obras de cámara
Gabriel Plaza
(0)
25 de octubre de 2000  

El perfil bajo de Guillo Espel, uno de los arregladores más interesantes de la música de proyección folklórica, conspiró durante mucho tiempo para que sus obras no fueran tan conocidas como se merecen, aunque se estrenaron y editaron en los Estados Unidos, Puerto Rico, Japón, Bulgaria, Alemania, Italia y España.

Hoy, a las 20, en el Centro Cultural Borges, con entrada libre y gratuita, muchos podrán descubrir esas piezas de cámara registradas en el disco "De raíz folklórica", interpretadas por grupos y solistas de música contemporánea como Paralelo 33, el violinista Elías Gurevich, el dúo de piano y vibrafón Puente Alsina, el flautista Luis Rocco, el marimbista Angel Frete, la pianista Carla Villagra y Jorge Alabarces, en flauta.

"Esto surgió del deseo por reunir el trabajo de mis 15 años como compositor, donde intento romper con ese concepto de la música de cámara de no poder trabajar con lo popular. De hecho, eso me ubicó en una posición de ruptura. Para la gente de la clásica, soy un folklorista y para los del folklore, soy un arreglador clásico", comenta Guillo Espel.

Por primera vez, el músico, compositor e intérprete, será protagonista sin tocar. Generalmente, lo hace al frente del grupo La Posta, con el que lleva grabados cuatro discos que recorren el cancionero nativo, o como arreglador en trabajos con cantantes como José María Albaya, donde exhibió su precisión para sacarles jugo a los ritmos folklóricos, a la manera de un Jacques Morelenbaum criollo.

"El trabajo de compositor es una actividad muy solitaria y diferente de la que hago con el grupo. Por eso, preferí que fueran otros los que interpretaran esta obra. En este espacio puedo mostrar mis ideas y todo lo que puedo poner con mi lápiz. Ahí aparecen mi búsqueda y la investigación, partiendo de los ritmos folklóricos, pero sin repetir formas conocidas, porque siento que hay mucha riqueza en nuestra música popular", sostiene el guitarrista y creador de obras sinfónicas y populares.

En sus composiciones se concentra mucha información musical. "Escucho de Bartok a Ginastera, de Yupanqui a Tom Jobim -cuenta Espel-. Me atrae todo aquello que sea sugestivo, y eso se incorpora a la hora de componer." Pero la música de Espel tiene sobre todo una condición que la hace atractiva en el exterior. "En otras partes es aceptada porque es de raíz folklórica y produce una atracción particular por sus formas y toda esa riqueza rítmica, diferente de todo lo que escuchan en el resto del mundo."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.