Con "Mulan", Disney perpetúa su reinado

Annie: la última producción animada del creador de Mickey acaparó los galardones dedicados al dibujo animado.
(0)
21 de noviembre de 1998  

LOS ANGELES (EFE).- El campo de los dibujos animados quiere ser tomado en serio, consiguiendo el respeto de la industria para sus galardones Annie y huyendo de la imagen peyorativa que califica la animación como una "cosa de niños".

Por primera vez en la historia del dibujo animado, los premios Annie, que anualmente entrega la Sociedad Internacional de Cine de Animación (Asifa), serán retransmitidos por la televisión norteamericana.

Los premios, acaparados casi en su totalidad por el último estreno de Disney, "Mulan", están considerados como los Oscar de este campo, aunque hasta la fecha sólo fueran reconocidos por los que forman parte de esta industria de papel y lápiz.

Sin embargo, esta 26a. edición de los premios ha traído consigo el cambio, celebrada en un momento en el que las películas de animación están entre las producciones más lucrativas del mercado y donde animadores como Glenn Keane figuran en las listas de las personas más poderosas de Hollywood.

En este ambiente, no es de extrañar que la animación quiera tratar temas más profundos, separándose de la idea de que para ver una película de dibujos animados es necesario ir al cine con un niño.

"En los Estados Unidos, las películas de dibujos animados han sido entendidas como una forma de tener entretenidos a los niños, pero esta idea está cambiando", afirmó el animador y director Tom Sito.

Los tres galardones Annie conseguidos por la serie de televisión "Los Simpsons" son un ejemplo del gran interés del público por historias cada vez más alejadas del arquetípico príncipe azul.

La fealdad de "King of the hill" o la crueldad de "South Park" ofrecen también una muestra de dibujos animados tan alejados del campo infantil que hubo un gran retraso a la hora de crear muñecos de la serie para que no fueran confundidos con juguetes infantiles.

Esta tendencia seria tuvo sus comienzos con "La Bella y la Bestia", film de dibujos animados que se vio entre las cinco candidatas al Oscar a la mejor película, gracias al esfuerzo de Jeffrey Katzenberg, entonces al frente de Disney, para lograr una cinta para todos los públicos, no sólo el infantil.

"Este es el deseo de los estudios, hacer una película que atraiga a todos los espectadores", indicó el crítico Leonard Maltin durante la entrega de los Annie.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?