Conmovedor drama adulto

Diego Batlle
(0)
21 de enero de 2016  

La habitación (The Room, Irlanda-Canadá/2015, hablada en inglés) / Dirección: Lenny Abrahamson / Guión: Emma Donoghue, basado en su propia novela / Fotografía: Danny Cohen / Música: Stephen Rennicks / Edición: Nathan Nugent / Diseño de producción: Ethan Tobman / Elenco: Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, Sean Bridgers, Tom McCamus y William H Macy / Distribuidora: UIP / Duración: 118 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años.

Nuestra opinión: muy buena

En 2010, la escritora irlandesa -radicada en Canadá- Emma Donoghue escribió una novela libremente inspirada en el caso real de la austríaca Elisabeth Fritzl y luego concibió el guión para esta película dirigida por el talentoso Lenny Abrahamson ( Garage, Frank). En la ficción el cautiverio no dura 24 años ni el secuestrador es el padre, pero la protagonista también es una mujer, Ma (Brie Larson), que es encerrada en una mínima habitación por un hombre al que sólo conoceremos como Old Nick (Sean Bridgers). Ella da a luz a un hijo en cautiverio, Jack (Jacob Tremblay), y la historia será narrada desde el punto de vista (y la voz en off) del niño de 5 años.

La inocencia del pequeño (que nunca ha conocido el mundo real y sólo tiene una visión parcial por lo que ve en televisión o le cuenta su madre) se contrapone al horror de esa confinación forzada. Ambos se acostumbran como pueden a sobrevivir con lo poco de ropa y comida que les da su captor, y cada noche Jack debe encerrarse en un armario mientras el hombre mantiene relaciones sexuales con Ma.

Sin embargo, contra todos los prejuicios, esa primera parte de La habitación (la segunda es muy distinta, aunque no adelantaremos nada) evita caer en la perversión y el patetismo. La pudorosa, dúctil puesta en escena de Abrahamson y las conmovedoras interpretaciones de Larson y Tremblay le dan al relato una intensidad y una sensibilidad imponentes.

Es cierto que no pocos espectadores podrán sentirse afectados por un film que indaga con profundidad en los efectos de semejantes abusos psicológicos (y sexuales) durante siete años, pero La habitación está lejos de ser una película de explotación gratuita, escabrosa o manipuladora. Estamos ante una historia extrema y muy dura, sí, pero sostenida desde un guión, una dirección y dos actuaciones impecables. Cine adulto, provocativo e inteligente. En estos tiempos de tanto entretenimiento pasatista no es sólo una audacia, sino toda una proeza.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.