Efímero matrimonio de Britney Spears: duró menos de 48 horas

La cantante, que se había casado el sábado con un amigo de la infancia en Las Vegas, se divorció hoy
(0)
5 de enero de 2004  • 16:06

NUEVA YORK.- El fugaz matrimonio de la cantante Britney Spears con un amigo de infancia en Las Vegas ha desplazado la amenaza terrorista de las portadas de la prensa de Estados Unidos en los primeros días del año.

"El sábado 3 de enero, Britney Spears y un amigo llevaron demasiado lejos una broma al casarse. Spears y (Jason Allen) Alexander han solicitado la anulación, que será efectiva el lunes 5 de enero", informó en un comunicado Jive, la casa discográfica del artista.

"Splitney", titulaba este lunes en primera plana el diario New York Post haciendo un juego de palabras con el nombre de la artista y la palabra "separación" ("split").

En circunstancias que han desatado todo tipo de especulaciones, Spears contrajo matrimonio la madrugada del sábado con Jason Allen Alexander, un vecino de infancia de Kenwood (Luisiana), ambos de 22 años, y por la tarde ya tramitaba su separación.

Según el Post, se trata de una de las bodas más breves de la historia del firmamento artístico junto a la de la actriz Zsa Zsa Gabor y Felipe de Alba (1 día), la del actor Dennis Hopper y Michelle Phillips (8 días) y la de la también actriz Drew Barrymore y Jeremy Thomas (29 días).

Al parecer, la pareja tomó la decisión durante una fiesta la noche del viernes en el hotel Casino Palms, y concretó su proyecto en Little White Wedding Chapel, un lugar de Las Vegas conocido por organizar rápidamente matrimonios.

La pareja pasó la luna de miel en el hotel Palms, pero la misma noche del sábado, Britney Spears apareció en una cena con un grupo de amigos sin su nuevo marido, quien regresó el domingo a Kentwood.

"Ups, necesita la anulación", titulaba el diario USA Today, describiendo los esfuerzos puestos en marcha "para acabar con la broma".

Por su parte, el semanario People citaba, sin identificar, a alguien del entorno de Spears afirmando: "No entiendo lo qué le pasa por la cabeza"

Aunque fuentes cercanas a Spears salieron al paso de los rumores de que estaba borracha cuando dio el "sí", seguían las especulaciones en ese sentido.

El New York Post, citando testigos, afirmaba que Spears bebió bastante durante su estancia en Las Vegas y que la noche de fin de año tuvo que ser llevada a su habitación.

En cualquier caso, el revuelo causado por la boda de Spears pone en entredicho el eslogan publicitario de "la ciudad del pecado", como se la conoce en Estados Unidos: "Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas".

No es la primera vez que una celebridad pasa por el altar en la estrafalaria ciudad en el desierto, en la que incluso se ofrecen bodas "drive in", es decir, sin bajar del coche.

Frank Sinatra y Elvis Presley, entre otras muchas estrellas, se casaron en Las Vegas, mientras que Bruce Willis y Demi Moore lo hicieron en la misma capilla que Spears.

Fuente : AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.