Teatro. El luto le sienta a O´Neill