El Rojas festeja sus 30 años en el centro de la movida porteña

Con una variedad de propuestas artísticas, que incluirán un homenaje a Gustavo Cerati, esta tarde comienza la celebración del complejo cultural de la UBA
Alejandro Cruz
(0)
5 de septiembre de 2014  

Un septiembre de 1984, en un edificio ubicado en Corrientes 2038, la Universidad de Buenos Aires fundó el Centro Cultural Ricardo Rojas (conocidos por todos como El Rojas). El tiempo histórico/ social era propicio: corrían aires de renovación necesaria (casi desesperada) después de tantos años de oscuridad. Dos temporadas después de aquel acto inaugural, en la planta baja se construyó la sala de teatro que, muchos años después, pasó a llamarse Batato Barea, en honor a aquel gran clown literario que tantas veces habitó ese espacio de butacas desvencijadas, testigos mudos de noches intensas.

Entre esas paredes resonaron las experiencias más renovadoras en medio de un tiempo signado por la experimentación. Con habilidad, el Rojas estableció cierta sinergia natural con otros sótanos que fueron toda una marca de época. Un público hambriento de toparse con otras fórmulas de representación artística convirtieron esa cuadra de la avenida Corrientes en una fija.

A fines de los ochenta y principio de los noventa pasaron por allí el grupo Gambas al Ajillo, las experiencias más emergentes de las artes visuales, un proyecto llamado Museo, el rock más innovador o un tipo de circo que recién estrenaba la categoría de nuevo circo. El movimiento de todos esos primeros años convirtieron al Rojas en un faro, en un punto de encuentro obligado, en un lugar de cruce.

Con el paso del tiempo (y con los cambios en los humores sociales), el Rojas fue perdiendo protagonismo; pero siempre estuvo, está. Y eso, más allá de toda consideración, su permanencia en el tiempo siempre ha sido y es una buena noticia. También fue modificando su arquitectura interna, fue rompiendo paredes medianeras, fue redefiniendo objetivos hasta llegar a sus 30 años de vida con más metrajes cuadrados hasta extenderse hasta el mismo cine Cosmos.

Los festejos por las tres décadas de vida comenzarán hoy mismo, a las 19. Fiel a su historia, el abanico de propuestas es amplio. Por ejemplo: cuatro iluminadores (Gonzalo Córdova, Leandra Rodríguez, Alejandro Le Roux y Eli Sirlin) presentarán cuatro instalaciones en homenaje a Marcelo Álvarez, otro excelente iluminador fallecido hace pocos años y que trabajó en montajes clave de la escena alternativa porteña.

Una hora más tarde, se presentará otro ciclo de intervención urbana que irá copando distintas plazas de la ciudad. Se llama ¡Más que una fiesta! y trazará un recorrido por los mejores 30 temas de los últimos 30 años de rock argentino según las miradas de Maruja Bustamante, Maxi Jacoby y Sergio Marchi. El ciclo incluirá un homenaje a Gustavo Cerati (quien nunca tocó en el Rojas, pero varias veces concurrió como parte del público) con su música más disco.

A las 21, en la sala Biblioteca, se presentará Un d í a es un montón de cosas, obra con dramaturgia y dirección de Jimena Aguilar, y a las 22.30, en la sala Cancha, se estrenará Vivan las f eas, de Mariela Asensio. A lo largo de lo que queda del mes, habrá un homenaje al dramaturgo y director teatral Mauricio Kartun, reportajes abiertos, presentaciones de las bandas Los Heladeros del Tiempo y Vaivén, funciones de la Compañía David Señoran y el regreso de la coreógrafa Brenda Angiel al lugar que la vio crecer. Hasta fin de mes, el Rojas está de festejo. Por las dudas, la programación completa está en rojas.uba.ar

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.