Erlend Øye, el chico más pálido del mundo con corazón gitano

Un noruego indie suelto por América Latina
Un noruego indie suelto por América Latina Crédito: De Mayda
El músico noruego integrante de Kings of Convenience y The Whitest Boy Alive habló sobre el espíritu nómade que define sus proyectos poco antes de presentarse en el Teatro Ópera
Catalina Greloni Pierri
(0)
22 de febrero de 2018  

Flaco, alto y desgarbado, con pelo largo, rubio y ojos claros que se ocultan detrás de unos lentes de pasta enormes, el nórdico de 42 años parece salido de una película de Wes Anderson. Erlend es el fundador de Kings of Convenience -junto al guitarrista y vocalista Erik Glambek Bøe-, la banda neofolk de guitarras con la que inició su carrera artística hace casi 20 años y visitó Buenos Aires, en 2011, para dar dos conciertos en San Telmo. "Tengo un gran recuerdo de las presentaciones en La Trastienda y el festival Music Wins, en 2014, donde hubo muy buena conexión con la gente y se sabían las canciones. Como sucedió en Córdoba, en el Quality Teatro, los argentinos son una audiencia muy entusiasta que solo puede compararse con el público mexicano", dijo Øye, en diálogo con la nacion, horas antes de su presentación anoche en el Teatro Ópera Bis. Su show forma parte de una gira acústica de guitarra y ukelele que lo llevará por Chile, Colombia y México, acompañado de tres músicos sicilianos que conoció en Siracusa, ciudad en la que reside hoy. "Nunca habíamos tocado juntos profesionalmente, pero al estar libres como yo y no tener una familia a la que deben regresar podemos viajar a distintos países, durante mucho tiempo. Nos pareció que era el momento indicado para hacerlo y poder tocar así, a lo gitano. En el aeropuerto, en la calle, para amigos y para desconocidos", expresó entusiasmado.

Trayectoria

Inquieto y prolífico, cuando el músico cosmopolita estaba en su mejor momento con Kings of Convenience y viviendo en Berlín, en 2003 lanzó The Whitest Boy Alive, un proyecto paralelo de electro pop bailable y funky con el que editó los discos, Dreams (2006) y Rules (2009). Luego, diez años más tarde, decidió abandonar la banda por padecer un trastorno auditivo conocido como tinnitus y no poder tocar en vivo a ese volumen por el peligro de quedarse sordo. "No me importan tanto los géneros musicales, sino que doy más importancia a la calidad compositiva, a las letras", comenta el noruego cuando se le pregunta acerca de la simultaneidad y del sonido de sus proyectos.

Mientras su par noruego Erik estudiaba para recibirse de psicólogo y no podía irse de gira con los Kings, Erlend sentía la necesidad de viajar y tocar en vivo, por lo que editó su primer disco solista, Unrest, y el set DJ Kicks, con remixes de Phoenix, The Rapture y sus compatriotas Royksopp.

Amante de la naturaleza, se describe a sí mismo como un nómade con corazón errante. Vivió en Noruega, Alemania, Chile y actualmente reside en Siracusa, en Italia. Este estilo de vida inspiró su último disco, Legao (todo bien, en portugués), editado hace cuatro años junto a la banda de reggae islandesa Hjalmar, que compuso en Italia, con pátinas folk y reminiscencias a Fleetwood Mac. "Perdí a mis padres hace varios años y mis amigos de Bergen, Santiago y Berlín, se transformaron en mi nueva familia. Por lo tanto, dónde y cómo escribo se transformó en algo arbitrario, porque siempre estoy en viaje. Cuando estoy con ellos, sin importar dónde sea, estoy en mi hogar", consideró.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.