Murió el director Nicolas Roeg, un incomprendido que se transformó en clásico

El encargado de llevar a la pantalla grande a Mick Jagger y a David Bowie tenía 90 años
El encargado de llevar a la pantalla grande a Mick Jagger y a David Bowie tenía 90 años
(0)
24 de noviembre de 2018  • 14:16

El cineasta Nicolas Roeg, director de las originales y polémicas Performance, Venecia rojo shocking, La maldición de las brujas y El hombre que cayó a la Tierra, murió ayer a los 90 años. Así lo confirmó su hijo Nicolas Roeg Jr. a la prensa.

Roeg se fue convirtiendo, film a film, en uno de los cineastas más audaces y en una gran influencia para otros directores como Danny Boyle y Steven Soderbergh.

Empezó desde bien abajo, como aprendiz de edición, y en la década del 60 ya era uno de los directores de fotografía más solicitados por su desempeño en ese rol en películas como Petulia, de Richard Lester, Lejos del mundanal ruido, de John Schlesinger, y Fahrenheit 451, de François Truffaut.

Sin embargo, su mirada tan original como vanguardista, no siempre fue comprendida ni acompañada por los estudios. Lo ocurrido con su primera película, Performance (1970), es un ejemplo de ello. El thriller de gángsters protagonizado por el mítico Mick Jagger que Roeg codirigió junto a Donald Cammel fue considerado por Warner Bross como "incomprensible". Por eso, estuvo a punto de no ser estrenado y luego fue recortado. Recién en los años 70 se proyectó en salas modestas, y décadas más tarde fue reconocido como un clásico del cine británico.

En la narrativa de Roeg puede adivinarse la influencia de Richard Lester y Jean-Luc Godard, pero con una estructura más compleja y una atmósfera mucho más oscura. Otro de sus grandes aciertos fue el de llevar a la pantalla grande a las figuras más interesantes de la floreciente cultura británica. Además de probar suerte con Jagger, Roeg eligió también dirigir a David Bowie, protagonista de otro de sus films más aclamados: El hombre que cayó a la tierra (1976), en la que el intérprete de "Heroes" pudo magnificar su cuidada estética alienígena. El derrotero de esta película, sin embargo, no fue muy distinto: cuando los ejecutivos de Paramount vieron el corte final, se negaron a financiarla. Por eso, fue estrenada de manera independiente y, como era de esperarse, se terminó convirtiendo en un film de culto.

En total, Roeg dirigió más de una decena de películas de ficción, pero también se puso al frente de documentales como The Film That Buys the Cinema, de 2014, y supo poner su talento, también, al servicio de cortometrajes y telefilms. Si bien su relación sentimental con su musa Theresa Russell, madre de dos de sus seis hijos, es quizá la más recordada, en 2005 el cineasta se casó con otra actriz, Harriet Harper, con quien compartió los últimos años de su vida.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.