Albert Hammond Jr y Julian Casablancas se lucen por fuera de The Strokes

Albert Hammond Jr lanzó su cuarto álbum solista, Francis Trouble, el mejor de su discografía por fuera de los Strokes
Albert Hammond Jr lanzó su cuarto álbum solista, Francis Trouble, el mejor de su discografía por fuera de los Strokes
Sebastián Espósito
(0)
1 de junio de 2018  • 00:14

George Harrison no era ni John ni Paul, pero era George Harrison. La analogía pasa por la cabeza de Albert Hammond Jr. cada vez que se concentra en su trayectoria como solista. Es decir, como único compositor, cantante y capitán de su destino artístico. En Francis Trouble, su cuarto disco, el guitarrista logra finalmente unir las partes, reconciliarse con el Alberto de The Strokes y pintar con todos los colores que tiene a su disposición. Algo similar sucede con su amigo Julian Casablancas que, en el nuevo capítulo de su proyecto paralelo The Voidz, logra ordenar el caos de su álbum anterior y plantearse como una alternativa real a su proyecto más conocido.

Los nombres de Julian y de Albert hay que buscarlos en el resultado de sus nuevas canciones, pero no en las tapas de sus nuevas obras. El frontman de The Strokes borró su nombre de la otra banda que lidera, que ahora es simplemente The Voidz. Hammond Jr. hizo lo propio en su nueva obra y apeló a una suerte de alter ego, el Francis Trouble del nombre. El motivo del hombre que mantiene inalterables sus característicos rulos es haberse enterado, solo dos años atrás, que si bien vino solo al mundo en el camino quedó su hermano gemelo: su nombre ahora tiene una carga más fuerte que el junior que porta desde la cuna. Y aun entre canciones luminosas, en buena parte consagradas a historias de pareja, de amores correspondidos y de los otros hay lugar tanto para desangrarse ("Estoy viviendo un exilio en el infierno") como para mostrarse entero ("Cuando era joven necesitaba consejos..., con el tiempo nuestras mentes evolucionaron").

Estribillos adictivos, guitarras punzantes y melancólicas, y teclados en la línea del post-punk, componen una obra corta, contundente y cien por ciento neoyorquina. Lo mejor de su versión solista.

Algo similar puede decirse de su amigo Julian. Después de un primer y hasta aquí único disco solista se aferró a otra banda para explorar nuevos paisajes. El primer resultado, Tyranny, cuatro años atrás, no pasó la prueba y solo funcionó como un intento desesperado por mostrar que había vida lejos de los Strokes. En Virtue, en cambio, logra concretar todos sus deseos. El hard rock, la electrónica y hasta cierto pop con aires noventosos se intercalan el protagonismo a lo largo de un álbum extenso, cargado de climas, de certezas y hasta de humoradas. Aquí Casablancas se desprende de su rol habitual para lanzarse a ser otros: jugar a ser el cantante de Daft Punk ("Pink Ocean), un nuevo Ozzy o, incluso, un Bob Dylan trasnochado y nostálgico que, entre copas ("Think Before You Drink"), da cuenta del fin de su inocencia, mientras admite que ya no es aquel niño al que su padre protegía del mundo exterior. A 17 años de Is This It, ese primer grito que los volvió estrellas de rock cuando no estaban preparados para serlo, Julian y Albert cierran un círculo y curan sus heridas. "No quiero ser la marioneta que el fantasma de mi viejo ser aún controla", canta Casablancas, pero bien podría hacerlo su amigo.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.