Escenario. El rap, la esperanza de la industria musical