Elton John y David Furnish dieron el sí

Unión civil y gran fiesta en Windsor
(0)
22 de diciembre de 2005  

WINDSOR, Inglaterra (ANSA).- Elton John dio el sí. El músico británico se casó ayer en la alcaldía de Windsor (en el oeste de Londres) con el canadiense David Furnish, poco después de que entrara en vigor la nueva ley de uniones civiles entre parejas del mismo sexo.

John, de 58 años, y Furnish, de 43, se casaron en una ceremonia civil en el edificio antiguo Guildhall de Windsor, donde en abril el heredero al trono británico, el príncipe Carlos de Inglaterra, se unió en matrimonio con Camilla Parker-Bowles.

Coincidencias y "glamour"

La ceremonia fue oficiada por Clair Williams, la misma funcionaria que casó a Carlos y Camilla. El Guildhall es un edificio del siglo XVII ubicado a metros del castillo de Windsor, residencia preferida de la reina Isabel II. Y hubo allí una cantidad de personas que esperaban fuera del edificio para saludar al músico y a su pareja, con quien mantiene una relación desde hace doce años.

Llegaron en un Rolls Royce negro, vestidos con trajes oscuros diseñados especialmente para la ocasión por la estilista italiana Donatella Versace, y saludaron a los asistentes, en medio de un espectacular operativo de seguridad policial. A la ceremonia civil asistieron los padres del músico, que fueron los testigos de la unión y con quienes la pareja almorzó más tarde en una comida especial.

Los saludos oficiales

El primer ministro, Tony Blair, felicitó al músico y su pareja y durante su conferencia de prensa mensual en Downing Street dijo: "Estoy orgulloso de que nuestro gobierno haya promovido esta ley de avanzada [de uniones civiles], que igualará los derechos para muchos". En tanto, Peter Tatchell, vocero del grupo defensor de los derechos de homosexuales Outrage!, declaró que la boda de John "dará esperanza a millones de lesbianas y homosexuales que están aislados y vulnerables, sobre todo aquellos que viven en países represivos y homofóbicos".

Festejos y donaciones

Para la noche, la pareja organizó una fiesta para 750 invitados, que costó unos 2 millones de dólares y que se celebraba en la mansión de John cerca de Windsor. Allí se instaló una carpa gigante con un escenario para conciertos, disc jockeys y baile hasta la madrugada, en medio de una cena de lujo con cordero asado, caviar y champagne rosado francés. John pidió no recibir regalos y en cambio donar ese dinero a organizaciones de caridad, como también los derechos por las fotos de su unión. John no aceptó una oferta de 10 millones de dólares que le ofreció un canal de televisión estadounidense para grabar la ceremonia.

Celebridades y una bruja

En la celebración eran esperados la ex Spice Girls Victoria Beckham, el cantante británico George Michael, la diseñadora Donatella Versace y la actriz Liz Hurley (todos amigos íntimos de la pareja); los músicos Brian Adams, Rod Stewart, Sting, Lenny Kravitz y los Pet Shop Boys; el bailarín Ivan Putrov; Sharon Osbourne, y la actriz Elizabeth Taylor, entre otros. ¿Habrá ido Madonna a la fiesta? El pianista la acusó de "bruja miserable" por no haber asistido a la despedida de solteros del lunes último.

John y Furnish son una de las primeras parejas en Inglaterra en beneficiarse de la nueva ley de uniones civiles entre homosexuales, que da los mismos derechos de propiedad, herencia y pensión que a los matrimonios heterosexuales. También pueden elegir por ejemplo un apellido común, da derecho a acceder a los mismos beneficios fiscales y de inmigración. Unas 680 parejas homosexuales en Inglaterra y Gales siguieron ayer el ejemplo de John y Furnish.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.