Reunión cumbre de bandoneones

El encuentro gratuito que comienza hoy tendrá varias citas imperdibles como el Bandoneonazo de Pane, Greco, Marconi y Mosalini
Mauro Apicella
(0)
16 de agosto de 2011  

Escuchá como arregla. Mejor que yo", decía Julio Pane de su colega, el veinteañero Lautaro Greco. Sentados uno junto al otro, tenían sólo un bandoneón para compartir, apoyado sobre las cuatro rodillas. Julio tocaba la melodía de "Los mareados", y Lautaro, con la zurda, armonizaba. Esto sucedía frente a la cámara del fotógrafo. Durante la conversación con el cronista, Pane repartía elogios para la generación de Greco y decía que el tango gozaba de buena salud. Goza de buena salud.

La charla fue el mediodía del último viernes, con ese diluvio que anocheció el día y trajo granizo consigo. Sobre el amplio ventanal del bar Miramar, de Jujuy y Sarandí, se recortaba la figura de Pane y esos cambios abruptos en el color del cielo de San Cristóbal parecían la secuencia de una película reproducida en cámara rápida. Afuera la tempestad; adentro, en ese bar que parece de otro tiempo y otro planeta, el fueye que Lautaro había sacado del estuche estaba en las manos de Pane. "¡Qué lindo bandoneón!", comentaba, y al estirarlo con una digitación rápida, el ronquido cálido de las notas graves inundaba todo el local. Ojo: también habría otro tipo de rezongos. Se diría que siguen faltando fuey es y que el humo que tiran en los escenarios de las tanguerías de espectáculos for export oxidan las voces de los bandoneones. También se hablaría de la falta de lugares para tocar.

Hoy comienza una nueva edición del Festival de Tango, que cada año se realiza en Buenos Aires, y mañana ya se podrá disfrutar de una de sus producciones especiales. Se trata de un "bandoneonazo" que reunirá (como ya se hizo en otros escenarios) a grandes instrumentistas. Esta vez, la fila forma con Néstor Marconi, Juan José Mosalini, Pane y la inclusión de Lautaro Greco, como representante de la más joven generación.

Greco tiene un estilo dual de hacer tango. Por un lado, la necesidad de tocar con todos para nutrirse de conocimiento. A la vieja usanza, comenzó a trabajar en tanguerías hace casi nueve años. Además, toca en la orquesta de Federico, en la de música argentina Juan de Dios Filiberto y con el Sexteto Mayor. Por otro, lleva adelante un proyecto independiente con el grupo Viceversa, que impulsa, junto a otros grupos, ciclos de conciertos y festivales barriales de tango.

"No me puedo quejar. Tengo la oportunidad de tocar con los «grosos». Puedo aprender por ósmosis. Como acá, con el maestro [Pane]. Lo veo tocar y trato de «chorearle» lo más que pueda", dice Lautaro, y se ríe. "Me pasa cuando lo veo a Federico. Me ha pasado con [Rubén] Juárez, que era un monstruo con el bandoneón. Y ahora hay mucha gente de mi generación que toca", completa.

"Me vas a hacer sentir muy viejo", lo interrumpe Pane. "Viejo no: sabio", retruca Greco. Y algo de eso hay, porque, además de gran músico, Julio es un respetadísimo maestro de músicos. Lautaro no duda en ponerse en lugar de entrevistador y le pregunta si hace tres o cuatro décadas -a fines de los sesenta, principios de los setenta- era tan difícil como ahora tocar temas nuevos y hacerse un lugar en la escena tanguera sin tener un nombre que ya le dijera algo al público.

Greco: -Nosotros, con Viceversa, tenemos laburo, pero es difícil tocar el repertorio del quinteto. ¿Cómo era antes?

Pane: -No te creas que era fácil para un grupo nuevo llegar a los grandes escenarios. Porque esos los ocupaban Troilo o el Sexteto Tango, que recién empezaba, pero nació famoso porque eran los músicos de Pugliese. Con cosas así, Caño 14 era un festival; un lugar para más de 400 personas, que estaba todas las noches repleto. Llegaba Troilo, y era como si apareciera Perón en la Plaza de Mayo. La gente deliraba. Realmente, una estrella. Goyeneche era otra estrella. Eran grandes íconos. En ese momento, tampoco había tantas posibilidades para los nuevos. Yo tenía mi trío y después de treinta años de formado tuvimos la suerte de hacer otro tipo de trabajo, ir al interior del país, a Europa. Creo que tengo un público que viene a ver los espectáculos, pero sin la masividad que tenía toda esta gente. Ahora no hay estrellas. Los que estamos no tenemos esa terrible atracción.

-¿Qué características tiene la generación más joven que no tuvo la tuya o la de Troilo?

Pane: -No te puedo contestar totalmente. Lo importante es que los nuevos muchachos son, para empezar, profesionales de un gran dominio técnico. Conocen el trabajo y tienen un oficio hecho, a pesar de su corta edad. Pero para poder evaluarlos en su totalidad hace falta tiempo. Los años dirán quiénes se van a destacar. Yo escuché a Viceversa, por ejemplo, y me gustó. Pero tendrían que tener todos los días la oportunidad de estar tocando porque se lo merecen. El problema es que no es redituable. Hay gente que, si no escucha "La cumparsita" y "El choclo", no lo entiende como tango. Sin embargo, esto también demuestra que el tango, habiendo sido vilipendiado, goza de muy buena salud.

-¿Y Viceversa goza de buena salud?

Greco: -Ahora presentamos, dentro del festival, el disco nuevo, el viernes 26, en el Teatro 25 de Mayo. Es en octeto, porque además del quinteto tenemos tres invitados en cuerdas. Es nuestro tercer disco. Además, estamos con una movida importante. Producimos los ConCiertos Atorrantes; organizamos un festival en Almagro. El grupo es una especie de militancia del tango, al margen de lo que uno pueda hacer sólo para ganarse un lugar. Siempre digo que las experiencias individuales enriquecen al grupo.

Pane: -¿Y nosotros qué vamos a tocar en el festival?

Greco: -Habíamos dicho "Los mareados", ¿no? ¿En qué tono: en re?

Pane: -En el que vos quieras.

AGENDA

HOY

A las 19, Amelita Baltar y Horacio Molina.

A las 20, milonga de apertura con María Nieves y Los Reyes del Tango.

MAÑANA

A las 16, clases de baile para nivel intermedio y avanzado.

A las 17.30, 34 Puñaladas.

A las 19, Los Arregladores (producción especial del festival).

A las 20, Sandra Mihanovich canta Eladia Blázquez.

Las actividades se realizan en el Centro de Exposiciones, Figueroa Alcorta y Pueyrredón, con entrada libre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.