Generación melancólica

Cuatro bandas nuevas que comparten sonidos y escenarios
(0)
12 de mayo de 2003  

En el tercer piso del Conventillo de las Artes suena Nick Drake. A cien metros del Teatro Colón, el antiguo edificio de Libertad al 500 se ofrece como refugio de pintores, concertistas y músicos melancólicos. Esa es la sensación que transmiten los sonidos que se escapan de la sala de ensayo de Mi Tortuga Montreux, sitio ideal para una charla con ellos, Jaime sin Tierra, Interama y Polaroid, cuatro bandas que tienen influencias, objetivos y esfuerzos en común y que podrían calificarse de pop-melanco e hijos de la desilusión de Radiohead, Coldplay y compañía.

"Creo que se está formando una escena -sostiene Sebastián Salvador, cantante de Interama-. Hay aspectos en común en las letras, en la forma de ser y en la música." Lo mismo sostiene Juan Stewart, bajista y productor de Jaime sin Tierra, quien, además, asegura que es más sencillo juntarse y compartir escenarios. "Nosotros tocamos mañana con Mi Tortuga Montreux y Polaroid e Interama lo hacen el sábado en el Salón Pueyrredón. Son bandas que tienen buenas canciones, muy buenos shows y que carecen de la difusión que se merecen. Esta es la manera de llegar a más gente. Tenemos gustos parecidos y, seguramente, contamos con un público similar."

Encabezado en Gran Bretaña por Coldplay, Travis y Doves, es decir, los hijos del Radiohead que hacía canciones, este sonido es uno de los más vendedores que el rock tiene para ofrecernos en la actualidad. A la hora de describir la música de estos grupos vale la pena detenerse en la primera película de Ezequiel Acuña, "Nadar solo", que se estrena el 22 de mayo. En ella, sus adolescentes protagonistas transitan con rumbo incierto en su universo y, lejos de chocar con el mundo adulto de sus padres y profesores, se dejan llevar por sus instintos, no por decisión propia sino por inercia. Cuatro canciones de Jaime sin Tierra -además, sus integrantes aparecen tocando en vivo- y la música incidental de Marcelo Ezquiaga, pianista, cantante y compositor de Mi Tortuga Montreux, acompañan el film.

Estos músicos y el propio Acuña ya vivieron esa etapa que muestra la película y cayeron luego en la incertidumbre de la posadolescencia. El cuarto como universo propio, el sentimiento de desolación y la nostalgia por una etapa que se ha ido son el motivo de buena parte de las canciones de estos grupos, así como el amor y la naturaleza son sus movilizadores. "Preferimos tocar estos temas y no hablar sobre política o la birra y el barrio", sostiene Juan Stewart.

La introspección como clave

"En las letras estas bandas reflejan distintas formas de retratar la introspección -asegura Luciano Mazer, de Interama-. Lo que se dio fue que nos conocimos porque escuchamos la música del otro o nos hablaron de ellos y cuando nos juntamos descubrimos que había muchas similitudes en otros aspectos, como los sociales."

Para Marcelo Ezquiaga, al componer se sigue el camino de la intuición. "Yo me identifico más con personas que toman determinada postura como, por ejemplo, Andrés Calamaro a partir de "El Salmón". Para mí es un referente muy importante de cómo hacer las cosas hasta las últimas consecuencias y con la necesidad de expresarlo con un mundo propio, que es lo que capto de los grupos que están acá. Con relación al año pasado, dejé un poco mi cuarto y salí a la calle a juntarme con la gente, a hablar de esto, a expresarme."

Para algunos, la postura de estas bandas es la de los "chicos ricos que tienen tristeza". "Una vez, nuestro ex guitarrista dijo algo en una nota y la titularon "Revolución, no way" -recuerda Juan Stewart-. Lo que él dijo y creo que aquí todos lo comparten, es que si está la revolución ahí afuera pero a vos te dejó tu novia, la revolución te va a importar poco y nada. ¿Si somos ricos para otra gente? Puede ser, somos clase media y ninguno de nosotros se muere de hambre, y eso no nos pone en un mal lugar. Me parece que hay mucha hipocresía en las letras de rock. Les parece una estupidez que se hable de un arbolito. Hay una demagogia tremenda. Lo noto en las bandas de gran convocatoria, que tienen cinco palabras que deben incluir en la mayoría de sus canciones y, a veces, exageran al decir cosas como "si esto no es una dictadura, ¿qué es?". Esto no es una dictadura, todos podemos decir lo que queremos y ellos también."

PARA AGENDAR

  • Jaime Sin Tierra y Mi Tortuga Montreux
  • Teatro Regina Santa Fe 1235, mañana, a las 21. Entrada $ 8

  • Interama y Polaroid
  • Salón Pueyrredón Santa Fe 4065. El sábado, a las 24. Entrada gratis anotándose en listapolaroid@hotmail.com o shows@interama.com.ar

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.