Grabaciones: Isobel Campbell, una voz de terciopelo para canciones que levitan

Isobel Campbell
Isobel Campbell
Alejandro Lingenti
(0)
15 de julio de 2020  • 18:08

Después de un largo silencio de diez años, Isobell Campbell vuelve a aparecer en escena y lo hace con el mejor disco de su carrera solista. There Is No Other... revela el gran talento como compositora e intérprete de esta escocesa de 44 años que se hizo conocida como parte de Belle & Sebastian, aportando su buen gusto como cellista y esos refinados contrapuntos vocales que Stuart Murdoch seguramente extrañó mucho a partir de 2002, cuando Campbell abandonó la banda justo en el momento en el que dejaba de ser solamente un preciado secreto para los conocedores del universo indie.

Una vez que tomó las riendas de su propia carrera, Isobel exploró terrenos diferentes: se apoyó en la colaboración de algunos de sus ex compañeros para probar con The Gentle Waves un repertorio bastante similar al de Belle & Sebastian al que apenas le añadió alguna inflexión jazzera, se mudó a Los Ángeles y se asoció con Mark Lanegan para editar tres discos en los que le sumó una pizca de calidez a la melancolía sombría del exlíder de Screaming Trees y grabó una sobria colección de temas inspirados en la rica tradición del folk británico.

El nuevo disco
El nuevo disco

Todo lo que produjo en esos años -entre 2003 y 2010 en concreto- tiene un standard de calidad alto, pero There Is No Other... va claramente un paso más allá. En las trece canciones de este flamante álbum donde colaboran Jim McCulloch (Soup Dragons), Dave McGowan (Teenage Fanclub) y Elijah Thomson (Father John Misty) hay mucha variedad, pero también armonía y cohesión: la fuente principal de inspiración es el folk pop de la escena de Laurel Canyon de los 70 (Joni Mitchell, Carole King, The Mamas & The Papas, David Crosby), pero también hay soul, bossa nova y una leve brisa psicodélica preanunciada en el exquisito arte de tapa de Luke Insect (vale la pena chequear sus ilustraciones en Instagram) que sobrevuela el ambiente.

La delicada voz de Campbell tiene la tersura del terciopelo. Por lo general, es un susurro que remite a las musas de Serge Gainsbourg (Jane Birkin, Brigitte Bardot). O bien a Francoise Hardy, cuando le añade algún reverb para matizarla (la miniatura "See Your Face Again" es el caso más patente en ese sentido). Pero lo más sorprendente es lo bien que funciona en las canciones más cercanas a la música de raíces negras, cuando unos coros de raíz gospel cargan de una épica inusual a dos temas preciosos ("The Heart of It All" y "Hey World") en los que se confiesa decidida a dejar aflorar aspectos reprimidos de su personalidad y se suma al reclamo ecologista.

Párrafo aparte merecen la aventura orientalista en "The National Bird of India" (con un bello arreglo de cuerdas de Nina Violet) y la excelente versión de "Runnin' Down a Dream" en la que Campbell cambia la testosterona que tiñe el original de Tom Petty por una combinación de sintetizador y guitarra con sustain que la reinventa por completo para transformarla en un elegante vestido a su medida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.