Horacio Lavandera anda por la Calle Angosta

El joven y gran pianista interpreta autores argentinos
(0)
4 de octubre de 2009  

En los prólogos de las primeras óperas barrocas, siguiendo la modalidad del drama de la época, las musas y las artes se presentaban y discutían, con suma elegancia o con peores modos, para establecer cuál de ellas era la más importante y trascendente. El empate era, en definitiva, la solución más razonable. Pues bien, ante este CD/DVD de Horacio Lavandera haciendo obras de autores argentinos para el sello Calle Angosta, el pianista y su repertorio de obras argentinas podrían llegar a trenzarse con los responsables de la edición para ver quién debería llevarse el premio a la mayor relevancia. Nuevamente, la división de honores aparece como la resolución más aceptable. Porque es real que Horacio podría argüir, y con razón, que él debe de ser el único pianista en el planeta que puede tocar con tanta soltura y seguridad un repertorio tan variado, extenso, cambiante, dificultoso y cargado de tantos simbolismos como éste que integra el álbum. Y los responsables del lanzamiento replicarían que el premio se lo deberían llevar ellos, precisamente, por la calidad del producto, en todos los órdenes, pero, esencialmente, por haber tenido la osadía y la decisión de haberlo contratado a él con este repertorio para el lanzamiento público del sello. En realidad, lejos de cualquier controversia, es una maravilla que esto suceda y la celebración tiene lugar, precisamente, en la Casa de la Música, en Villa Mercedes, con la presencia de todos los involucrados y de Horacio tocando parte de este programa.

Dado que, a ciencia cierta, todos sabemos con conocimiento de causa quién es Horacio y cuáles sus maravillas, en primer término, hay que hablar de Calle Angosta. Este sello discográfico es la resultante de un acuerdo entre Sony Music y la provincia de San Luis -en realidad, la sola mención de la calle de una vereda sola remite, sin escalas, a la Mercedes puntana- y surge, bajo la dirección artística de Lito Vitale, para contribuir, según reza en el comunicado de lanzamiento, "al crecimiento de la cultura musical en nuestro país". Lo admirable es que el primer álbum está dedicado a la música para piano de los compositores argentinos a través de quien es, posiblemente, su intérprete más consumado, sobre todo, si se toma en cuenta el amplísimo espectro contenido en esta placa. Además, para concluir con Calle Angosta, la presentación es impecable, con el compacto de rigor, pero, además, con un DVD filmado en el teatro Independencia de la provincia de Mendoza, que incluye un muy interesante backstage para regodearse con los preparativos y con la exposición de las ideas de Lavandera con respecto al programa.

Eclecticismo

Y ahora sí, al final, como corresponde, el trabajo de Horacio es asombroso. De nada valdría toda la tecnología puesta en práctica para la edición de este álbum si no fuera él la estrella metida dentro del envase. Sucesivamente, a puro eclecticismo, desfilan obras de Aguirre, Williams, Ginastera, Panisello, Esteban Benzecry, Golijov, Senanes, Gardel y Piazzolla. Todos los estilos, todas las variantes y todas las corrientes en un solo lugar y a través de un solo intérprete. En realidad, el único que puede tocarlas de corrido sintiéndose como si estuviera en el living de su casa. Aunque esté en un teatro mendocino y siendo filmado para que lo contemplen en todo el mundo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.