Malosetti ya es un clásico del jazz

A los setenta años, el notable guitarrista regresa con un nuevo disco: "Grama"
(0)
2 de diciembre de 2001  

Un año de actividad intensa coronado con un disco que lo muestra en su mejor momento. Walter Malosetti, a los 70 años, afirma que "Grama" es la concreción de un modo de tocar.

La historia de Walter Malosetti está cargada de jazz: es un músico que no ha perdido ni un ápice del entusiasmo y de la pasión que pone en la música que hace.

En este disco, que saldrá mañana a la venta, logra plasmar ese corazón exultante de swing. En verdad, la placa muestra la fuerza de ese insuperable trío que forma junto a Javier Malosetti en contrabajo (¿por qué insistirá en la variante eléctrica?) y a ese hardbopper de impecable estilo que es Pepi Taveira.

A lo largo de la docena de temas que tiene el CD, Walter sostiene una rica variedad de discursos, que deja bien en claro que los giros más modernos no son ajenos a su estilo. Su guitarra pasea desde la Dallas natal de Charlie Christian hasta el mundo de Joe Pass, pasando en el medio por la influencia de Barney Kessel, todo sazonado con el aroma gitano de Django Reinhardt. Walter se convierte en un verdadero traductor personal de esas variadas influencias. Su discurso, despojado de artificios inútiles, tiene claridad meridiana, y esa sencillez lo hace planear sobre el ritmo como si cabalgara en los vientos producidos por la asociación de los tambores con el contrabajo.

A lo largo del disco, Walter mantiene un gran vigor interpretativo, aunque sin estridencias. Rápido, de ataque decidido, trabaja dentro del denominado rhythm & change, en el que construye con fluidez desde un blues hasta una pieza delicada, de sutil swingueo. Recordemos que Parker y Monk eran expertos en esas construcciones, tan cercanas al blues y tan propiamente jazzísticas.

De la placa surge un quinteto tan afín como rítmico. El trío se suma a Guillermo Romero en piano -uno de los músicos más sutiles de estas pampas- y al conocido saxofonista tenor Enrique Varela, que tiene un fraseo que recuerda a Lester Young, aunque con una sonoridad más áspera. En este contexto, la guitarra de Walter vibra en la misma frecuencia que Varela. Todo un encuentro.

En las baladas, como "For Django", de Pass, los recursos estilísticos, que llevan su impronta, hablan a las claras de su formidable técnica.

El swing se desborda en "Barney", tema de Malosetti dedicado a Kessel, en el que el trío ataca una línea de ocho compases. El tándem Javier Malosetti-Taveira (al primero se le escucha decirle al padre: "Tuyo", para que Walter retome su solo) apoya sólidamente el tempo, mientras que el guitarrista, luego de una frase que tiene el sabor de un hit radial, hace un solo ardiente.

A pura intuición

Aunque Walter Malosetti es hoy uno de los profesores de guitarra más interesantes del medio, su formación es de autodidacto, como lo fueron las de Christian y Reinhardt, que simplemente fueron músicos brillantes, sin escuela. En Walter surge claramente ese temperamento de improvisador que se guía por su desarrollada intuición guitarrística, antes que por recetas de pentagrama.

Aunque no es sorpresa, los dúos que hace con su hijo Javier -"Some of these days", "How about you?" y "Just friends", en los que toma el bajo eléctrico- son ejemplos de interacción. Fuerza y talento por dos.

Un comentario especial merece el tema "Grama", que da nombre al disco y que está dedicado a su esposa. El clima nos transporta a fines de los años cuarenta, aunque con un tono moderno, quizá dado por el desarrollo del solo de Walter o por la forma en que Javier Malosetti sostiene el pedal, al que combina con cortos walking bass. El saxo de Varela se hamaca con un cálido movimiento de fraseo circular, apoyado en la frase. Romero, desde el piano, cuenta una historia que se complementa con el mensaje del contrabajo, mientras que Taveira defiende el ritmo.

Walter cuenta que el disco tiene un estilo muy definido y que refleja su modo más sentido de tocar. "Sin restar importancia a otros trabajos míos o a mis intervenciones en temas de otros músicos, siento que este disco salió de manera libre, sin concesiones", añade.

La música de este guitarrista tiene también mucho de esta ciudad, quizá no tanto por el estilo, pero sí por la convicción que hay en su interpretación. El jazz en general, y especialmente el swing, tiene carta de ciudadanía en Buenos Aires, de ahí que este trabajo suene doméstico, local.

Expresivo, este músico que es parte de la historia artística de la ciudad, demuestra una excepcional movilidad, como esa habilidad desconcertante para tocar tanto en acordes, en la mejor tradición christiana ,como en single notes. Como un maestro, da a cada nota la intensidad deseada y a cada frase una deliberada intención, claro que desprovistas todas de gratuito virtuosismo.

"Grama" tiene los condimentos para ser uno de los mejores discos de este año, una combinación alquímica de fuerza y sutileza, de emoción y buen gusto.

Grama

Walter Malosetti

Liza, Grama, After you´ve gone, Bird blues, Some of these days, For Dyango, Barney, I´m confession, How about you?, Uno para Javier, Shine y Just friends (Ensayo).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.