Mariano Mores: el gran melodista del tango

Bien porteño y familiero en un mundo de bohemios, fue el creador de clásicos como "Uno", "Cafetín de Buenos Aires" y "En esta tarde gris"
Mauro Apicella
(0)
14 de abril de 2016  

Fuente: EFE - Crédito: Leo La Valle

En la madrugada de ayer, falleció el pianista y compositor tanguero Mariano Mores. Tenía 98 años. La noticia la dieron sus familiares a través de redes sociales. Su nieto Gabriel, que participó en su orquesta durante más de una década, lo despidió así: "Tu recuerdo y tu música estarán siempre en mí".

También estará en el recuerdo de mucha gente. ¿Quién no ha silbado alguna vez al menos un par de versos del tango "Uno" o "En esta tarde gris"? A ver, lector: haga la prueba, que con sólo recordar la letra, la melodía sale sola. "Qué ganas de llorar en esta tarde gris, en su repiquetear la lluvia habla de ti..." ¿Y la anterior? "Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias..."

Mariano Mores siempre supo que una música llega y se queda definitivamente en la mente y el alma de la gente cuando se la escucha silbada en la calle.

Porque, sin intenciones de ofender a muchos de los fans que siguieron sus shows durante décadas, hay que reconocer que el compositor llegó a ser más talentoso que el intérprete.

No fue casual que a los 14 años se lo conociera como "compositor relámpago" y que un par de décadas después formara duplas creativas con autores prestigiosos del tango. Esa producción musical no fue la más numerosa, pero resultó importante.

"Cuartito azul", al principio una música que le pasó a Batistella, allá por fines de la década del 30, fue el primero de los temas de una lista que creció, especialmente, en calidad: "Gricel", "Taquito militar", "En esta tarde gris", "Cristal", "Una lágrima tuya", "El firulete", "Tanguera", "Sin palabras", "Adiós pampa mía" y los más grandes éxitos: "Uno" y "Cafetín de Buenos Aires", en dupla con Discépolo.

En ese completísimo libro de tango que Horacio Ferrer publicó en 1971, dice de Mores: "Le hubiera bastado componer un tema de la calidad de «Cafetín de Buenos Aires» para ser estimado entre los mayores talentos melódicos del tango todo".

Este gran compositor y melodista nació como Mariano Martínez, en el barrio de San Telmo, el 18 de febrero de 1918. Cuando era apenas Marianito, sus padres lo mandaron a estudiar piano, pero su maestro de entonces lo desalentó. En sucesivos traslados de su familia insistió con el piano y, a instancias de su padre, comenzó con las actuaciones en vivo. Primero con aquello de "compositor relámpago", especie de prodigio al que se le dictaban tres o cuatro notas y con ellas armaba un tema al instante; luego, como pianista de bares, y más tarde, con el dúo de las hermanas Mirna y Margot Mores. De ese trío de dos voces y un piano que duró apenas unos años se llevó una esposa (Mirna) y el apellido con el que tiempo después se hizo famoso.

La década de oro del tango, la del 40, lo tuvo como uno de sus protagonistas. En aquel tiempo no tenía su propia orquesta porque integraba la formación de Francisco Canaro, pero su nombre quedó impreso en esa década gracias a sus composiciones.

El lugar que ocupó estaba dentro del mundillo tanguero, pero alejado de ciertos ámbitos. No fue compañero de trasnochadas de otros referentes del género. Quizá no tuvo esa alma de bohemio de algunos colegas. Pero más de una vez confesó su admiración por algunos, como Osvaldo Fresedo, y tuvo como padrino artístico a Francisco Canaro.

Fuente: Archivo

Más tarde, sin su tutor, incursionó en el teatro (El otro yo de Marcela y Bésame, Petronila) y en películas (La doctora quiere tangos, junto a Mirtha Legrand, y Corrientes... calle de ensueños). Incluso el tema "El patio de la morocha" (Cátulo Castillo-Mariano Mores) inspiró el largometraje de 1951 que llevó ese mismo nombre.

Desde entonces, Mores alternó estas producciones con la labor junto a sus formaciones de tango, esas que nunca quiso definir como orquestas típicas. Porque el Mores intérprete siempre buscó un brillo diferente y con la particularidad de que con los años se volvió cada vez más familiero. No sólo se casó con una cantante. Luego fueron los hijos y los nietos los que pasaron a formar parte de su clan musical.

En el último tiempo, su hija Silvia, su nieto Gabriel y, ocasionalmente, su nieta Mariana Fabbiani participaron de sus actuaciones. Y hasta el cantante Daniel Cortés fue adoptado por esta familia al momento de subir a escena. Fue también en escena donde Mariano cumplió en cada función con un ritual que se volvió ineludible: el recuerdo de Nito, su hijo fallecido.

Consciente de haber sido responsable de temas muy importantes dentro del cancionero del tango, y tal vez como un gesto de alarde de esa situación, en 2005, cuando recibió la mención de honor Senador Domingo Faustino Sarmiento, en el Congreso Nacional, dijo: "Todos saben que hablando puedo alcanzar minúsculamente todo un sentimiento que abordo cuando toco una nota o hago un acorde".

Un año antes, durante una entrevista junto a su nieto, el cantante Gabriel Mores, decía: "Y, por qué no decirlo, jactarme del éxito que tengo desde que me inicié. Voy a cumplir 72 años de actuaciones y nunca he pensado en dejar la música. Lo haré hasta que Dios me dé permiso".

En el último tiempo los shows tendieron al reciclaje. Especialmente desde que festejó los 70 años con la música. Cambiaron los nombres de los shows ("Con alma de tango", "Una vida para el tango"), pero los elementos utilizados casi siempre fueron los mismos. El concepto autobiográfico fue preponderante. Tal vez por eso Mores nunca ha escatimado esfuerzos al momento de plantear y realizar producciones espectaculares.

En octubre de 2000 celebró sus siete décadas con el tango con un recital que además de imágenes que recorrieron su vida artística tuvo 30 personas en escena, entre músicos, cantante y bailarines. La grandilocuencia siempre fue uno de sus sellos. Sus gestos, sus palabras, su peluquín y hasta el pañuelo que usaba para demostrar que transpiraba la camiseta en cada show ayudaron a crear la figura y el personaje irrepetible.

"La imagen es importante. Y en mi trabajo es algo natural, que influye en la música. Tiene un sentido romántico, pero también transita por lo dramático. Son momentos de mi vida que también trato de dibujar. Sobre mi imagen al principio algunos dijeron que era una pose para mandarme la parte. Y decían que el pañuelo que llevo tiene alguna sustancia. Bueno... (reía) qué le vas a hacer."

El recuerdo de los colegas

Pablo Agri

Violinista

Es el músico de tango que más convocatoria tenía y sus temas se tocarán eternamente. No dejaba de sorprenderme con su obra, sus melodías increíbles.

Andrés Calamaro

Compositor

En el tiempo que la fortuna quiso compartiendo encuentros con Mores conocí más de su dimensión de creador y figura primordial de la música nuestra y universal; sus éxitos, sus convicciones, su calidad humana, su calidez familiar, su generosidad y las cosas que nos contamos los hombres que conocemos los pliegues de la noche y las bambalinas del espectáculo.

Federico Pereiro

Bandoneonista

Fue uno de los músicos más importantes que tuvo el género por la cantidad de obras que dejó y los temas más lindos del tango que hay, como "Uno" y "Taquito militar".

Raúl Garello

Bandoneonista

Murió un compositor capaz de interpretar el sentir popular

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.