Músicos por músicos: Phoebe Bridgers le cuenta a Lars Ulrich por qué Metallica es una de sus influencias

Phoebe Bridgers, la gran poeta del desamor en 2020, explora su lado metalero en una charla con Lars Ulrich, el baterista de Metallica
Phoebe Bridgers, la gran poeta del desamor en 2020, explora su lado metalero en una charla con Lars Ulrich, el baterista de Metallica Crédito: Yana Yatsuk
Kory Grow
(0)
3 de diciembre de 2020  • 10:46

Phoebe Bridgers estaba en la escuela primaria en Pasadena, California, cuando escuchó Metallica en Test Drive: Off-Road Wide Open, el juego de PlayStation 2. "Yo era muy chica a principios de los 2000, así que fue un regalo que un grupo que descubrís tuviera un catálogo tan grande para explorar", dice Bridgers, de 26 años. "Podés ir para atrás y escuchar todo".

Aunque Bridgers declaró que artistas como Elliott Smith y Tom Waits influyeron en su sonido de folk-rock ingenioso y emocional, no habló tanto de su fanatismo por Metallica; ella es el tipo de fan que puede defender apasionadamente St. Anger, de 2003. "Para mí Metallica es un grupo de pop", dice. "Muchos grupos de metal hacen metal solo por el metal, pero Metallica hace canciones de verdad". Lars Ulrich, el baterista de Metallica, 56 años, se entusiasmó cuando Bridgers lo contactó para un diálogo; buceó en el catálogo de ella, incluso en grupos anteriores como Einstein's Dirty Secret y Sloppy Jane. De hecho, la charla tuvo tanta fluidez que la familia de Ulrich empezó a mirar el reloj. "Podría quedarme días charlando", dice. "Esto es super cómodo".

BRIDGERS Ustedes tienen fans muy buenos, pero también otros que se sienten dueños de ustedes, y dicen: "Estos son los verdaderos discos de Metallica". ¿Qué te parece eso?

ULRICH La diferencia ahora, en comparación con antes, es que todo el mundo tiene una opinión. A mediados y finales de los noventa, era más como decir: "Hace cuatro días tocamos en el culo del mundo y la lista ya está en Internet". El tema de Napster explotó hace 20 años y nos descubrimos en medio de una tormenta de mierda, la primera vez que no éramos universalmente los tipos buenos. Ahí me esforcé por dejar de prestar atención [a los comentarios online].

BRIDGERS El tema de Napster es interesante porque estamos en 2020 y alguien que no hace música está ganando un montón de dinero con el streaming. Ahora es legal robar discos.

ULRICH Fue un verano jodidamente extraño. Como yo estaba en todas las batallas, quedé shockeado. Empezó como una pelea callejera. Era como decir: "Un momento, ¿una de nuestras canciones está sonando en todas las radios del Midwest?". Era una canción que no habíamos editado aún. Así que empezamos a rastrearla y dijimos: "Napster, ¿qué mierda les pasa?". Nos habíamos criado en un ambiente en que si alguien te jodía, ibas a buscarlos. Y después, de repente, se encendieron las luces y todo el mundo nos estaba observando. Me dejó un sabor particularmente amargo en la boca, en especial porque todos eran mis amigos, me decían: "Están haciendo un gran trabajo. Los apoyamos. ¿Qué podemos hacer para ayudarlos? Llamame". Y después, cuando estaba ahí afuera, y miré hacia atrás, no había nadie. Obviamente, yo tenía el apoyo de la banda, pero fue muy raro. ¿Qué te parecen las redes sociales y cómo las usás para sacar tus cosas y comunicarte con tus fans?

BRIDGERS Siempre termino siendo la abogada del diablo con las redes sociales. Quizás sea porque tengo muchos amigos más grandes que piensan que son algo estúpido, yo siento que termino diciéndoles: "Pero mirá: este chico hizo un baile con una de mis canciones". ¿Metallica tiene bailes en TikTok?

ULRICH Definitivamente debe haber.

BRIDGERS Me parece genial... ¿Tienen superfans que fueron a tantos shows que ya los conocen de nombre?

ULRICH Oh, claro. De hecho, tenemos una idea llamada "Black Ticket": te comprás una entrada para toda la gira y podés entrar a todos los shows.

BRIDGERS Épico.

ULRICH Y me identifico con esa actitud, porque al principio, cuando me mudé a California, yo seguía a Motörhead; vi 68 recitales de Motörhead. Claramente hay una referencia a Lemmy en una de tus canciones ["Smoke Signals"]. ¿La entendí bien? ¿Cantás "Cantando 'Ace of Spades' cuando se murió Lemmy"?

BRIDGERS Es una historia verdadera. Estaba en un viaje con el baterista, y estábamos escuchando la radio. Estaban hablando de la muerte de Lemmy. Nos pasamos todo el viaje gritando y haciendo playlists. Escucho mucho Motörhead, mucho Metallica. Me metí en el mundo de Slayer. Y hace poco, extrañamente tarde, me entusiasmé mucho con Nine Inch Nails.

ULRICH No se puede negar que Trent tiene talento. Es una locura.

BRIDGERS Es una de esas influencias musicales que no es obvia en mi música, pero con suerte en el siguiente disco lo sea más. También, yo tengo una voz muy apática y siento que cuando grito sueno como si estuviera haciendo teatro musical.

ULRICH Hablemos de componer canciones. Obviamente, yo escucho tres elementos diferentes: la letra, la melodía y el acompañamiento musical. ¿Qué viene primero para vos?

BRIDGERS Me siento con una guitarra, juego y trato de encontrar una melodía; extrañamente, aparece todo al mismo tiempo. Siento que compongo con mucho cuidado. No hay nada que odie más que volver a algo dos días después y pensar: "Es una mierda". Una de las cosas más locas que vi es el documental de Metallica [Some Kind of Monster], cuando su terapeuta [Phil Towle] se mete y sugiere una letra. Yo pensé: "Dios mío". Escuché mezclas con una terapeuta, porque ella me decía: "Tenés que mostrarme qué es lo que te produce tanta ansiedad".

ULRICH Era una época de transición, experimental. Llevábamos 20 años en el grupo y nos dimos cuenta de que jamás habíamos tenido una maldita conversación sobre cómo nos sentíamos, qué nos estaba haciendo sentir ser parte de Metallica. Era una maldita máquina. Y después [James] Hetfield tuvo que irse a lidiar con sus problemas [de abuso de sustancias] y eso abrió una dimensión.

BRIDGERSSt. Anger es un gran disco. Debe haber sido el primer disco de Metallica que escuché.

ULRICH Ese disco fue hecho de manera muy, muy diferente. En esos años, el tema era ser abiertos entre nosotros, un espíritu de no tener reglas. Estoy feliz de haberlo hecho... El otro día leí que estás empezando un sello, Saddest Factory [en la discográfica de Secretly Group, parte de Secretly Canadian].

BRIDGERS Sí.

ULRICH Me vuelve loco que lo hagas. Espero que te vaya mejor que a mí. A finales de los noventa, principios de los 2000, yo tuve un sello a través de Elektra Records. Uno de los que editamos ahí fue uno de los que menos se vendió.

BRIDGERS Sí, tengo ataques de pánico todas las noches pensando que quizás sea demasiado. Pero va a ser divertido.

ULRICH Si escucho algo bueno, te lo mando.

BRIDGERS Sí, ¡mandá cosas! Voy a tratar de romper tu récord del disco menos vendido en Secretly Canadian.

Desde Rolling Stone USA

Por: Kory Grow

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.