Un año de adioses y de inesperados regresos