Un cuarteto para saborear el jazz

(0)
27 de agosto de 2001  

Ciclo de Jazz & Vino en Wasser. Presentación de Marcelo Gutfraind Cuarteto, con Marcelo Gutfraind en guitarra, Ricardo Cavalli en saxo tenor, Guillermo Delgado en contrabajo y Oscar Giunta en batería. En Wasser, Schiaffino 2183. El jueves se presentará el Ernesto Jodos Trío.

Nuestra opinión: muy bueno.

Poco difundido, el trabajo de Marcelo Gutfraind muestra a uno de los músicos con mayor desarrollo melódico. Su música, vestida por sus conocimientos armónicos que la hacen sumamente variada, deja en evidencia a un guitarrista de sensibilidad, con un discurso que parece planear sobre el ritmo. Lejos de toda inclinación a transitar las fronteras del jazz con el rock y con el funk, este músico presenta un sano alineamiento con el género de Armstrong, aunque con un mensaje moderno. En la presentación de su disco, "Experimentos de ida y vuelta", el guitarrista, junto con Ricardo Cavalli en saxo tenor, Guillermo Delgado en contrabajo y Oscar Giunta en batería, transmitió una concepción armónicamente moderna e inspirada, aunque afincada en las raíces jazzísticas.

Gutfraind posee una de las formas de tocar más fluidas, pero sin dejar de ser rítmicamente impecable. Guitarrista completo y de inventiva generosa, a lo largo del show en Wasser propuso un puñado de melodías de atractiva sencillez, al tiempo que mostró un discurso saxofonista desde la guitarra. Como compositor tiene ideas que, si bien no sorprenden, sí revelan un excelente tratamiento armónico, por la riqueza de matices que explora desde su instrumento.

Su guitarra, enchufada en un Synclavier, tiene una sonoridad que recuerda a Pat Metheny, aunque sin esa necesidad de protagonismo. Sus temas tienen saludables espacios para la creación colectiva y los diálogos, en este caso con el saxo de Cavalli, un músico de mensaje solidísimo y, en este encuentro, aprovechado. Su estilo es reposado, sus fraseos parecen ser cultivados compás a compás hasta tomar cuerpo y es aquí donde aparecen sus fuertes y variados juegos sobre las escalas que denotan el "mood" torrencial de este músico.

Comienzo marcado

Delgado comienza con un "walking bass" marcadísimo. "Los zapatos de Juan", el tema con el que abren la noche, es una composición de ocho compases en el que la introducción es un fresco unísono del saxo y la guitarra. Gutfraind hace una frase sinuosa, extendida y de cierto lirismo. Recorre escalas como planeando sobre el ritmo; sigue el solo del saxo y le da al tema un tono más áspero, de pronto en medio del bullicio del local hace una sorprendente transición de acordes que recuerda a Coleman Hawkins. Giunta mantiene la cadencia mientras Delgado arranca con un solo de marcado acento melódico. Este contrabajista tiene una evidente preferencia por desarrollar líneas más bien líricas desde su instrumento.

Sigue "Para Alexa", con una veloz introducción de batería y guitarra. El ritmo de Giunta parece provocar al solista, cuyas escalas muestran su velocidad de digitación y un modo de improvisar espontáneo. Cierra su coro con un solo de acordes que le permite a Cavalli incorporarse a la frase y mantener la tensión. Delgado y Giunta tienen, en tanto, pequeños diálogos subrayados por el golpe en el bombo del baterista que funcionan como puntos finales para recomenzar nuevamente la charla.

Tiene un comienzo de balada, pero a poco de su inicio se revela una melodía de ritmo muy marcado: "Entre dioses y gigantes", dedicado a John Coltrane y a Wayne Shorter, está construido sobre una frase muy rítmica. Gutfraind crea un solo con escalas, acordes y luego arpegios; la variedad de matices le da un clima cambiante y, a la vez , lleno, intenso. Define con acierto los arcos de tensión y relajación, pues hace pausas sobre las que edifica su próximo coro. El grupo funciona como trío: tras la frase que presentan en conjunto quedan guitarra o saxo, batería y contrabajo. Para el solo de saxo, Cavalli elige una sonoridad acerada y su primera parte está basada en un fraseo "staccato" para luego cambiar a un tono más lírico, con vibrato controlado y mayor densidad de sonido.

"E.T. 205" es un tema basado en un riff que introduce Delgado y sostenido por Giunta con un arreglo rítmico inspirado. El clima marca un crescendo que guitarra y saxo explotan con un diálogo caliente. En su solo Gutfraind cae delante del beat, mientras que en la respuesta de Cavalli, el saxo va detrás, lo que crea una densidad rítmica de fuerte tensión. Los cuatro músicos harán sus respectivos solos, con variados mensajes que muestran, una vez más, que la creatividad parece vivir cómodamente en la escena jazzística argentina.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?