Un saxo curioso que siempre caminó por los márgenes

Después de una década, el ex Redondos vuelve con el tercer disco junto a su banda Los Estrellados y lo presentará el fin de semana con la troupe de Teatro Ciego
Sebastián Ramos
(0)
4 de julio de 2017  

En su casa-taller-estudio de Almagro, el músico compuso su nueva visión de un mundo "jaqueado"
En su casa-taller-estudio de Almagro, el músico compuso su nueva visión de un mundo "jaqueado" Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

"Ustedes también están jaqueados", dispara Sergio Dawi intentando resumir la actualidad de los medios de comunicación en general y, al mismo tiempo, explicar el sentimiento que lo llevó a titular, precisamente, Jaqueados a su nuevo álbum junto a Los Estrellados. "La verdad es que en el momento de escribir las letras de las canciones estaba con cierto enojo, sentía disconformismo, decepción, escepticismo por la situación mundial que nos rodeaba. Estamos en manos de Pilatos que se lavan las manos, que no siempre son competentes y que tienen ambiciones desmedidas. Ahí estaban mis antenas y sentimientos en el momento de ponerle letras a los temas. Entonces, en realidad lo que sucedió es que encima de esa oscuridad que ya tenían las tramas sonoras, toda esta sensación alimentó a los personajes del disco. Ahí me di cuenta también de que todos estábamos jaqueados, que había jaqueados en el amor, en la esperanza y en la vida misma. Ese es el nudo de la imaginería que abarca todo el disco."

Jaqueados, entonces, es el primer álbum en casi una década del grupo que lidera este saxofonista que desde fines de los años 80 formó parte de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, y que en los últimos años se dedicó a recorrer buena parte del país con SemiDawi, el proyecto que comparte con otro ex Redondos como Semilla Bucciarelli. "Después de grabar el disco anterior, Quijotes al Ajillo (2008), hubo un movimiento de personal en la banda y nos quedamos solos con Rocco Collado, el DJ, y Juan Benítez, el guitarrista. Con ellos, sin ningún apuro, fuimos construyendo las bases de lo que hoy son las canciones del disco. Y cuando terminamos, nos dimos cuenta de que todos esos instrumentales que habíamos armado tenían una oscuridad y una densidad muy fuertes, que marcaron el tono también de las letras y del concepto general del disco."

Dawi y Los Estrellados inaugurarán esta nueva etapa el fin de semana con un ciclo de tres conciertos en la Ciudad Cultural Konex, sólo por esta vez, junto a la troupe de Teatro Ciego. "Ya habíamos tenido una experiencia con el teatro ciego, en donde asociados con un grupo de no videntes que tienen la técnica armamos una dramaturgia, una lógica dentro de un espectáculo donde hay perfumes, sonidos y hay una actuación. Nos pareció que era una buena idea para presentar este disco. Porque la oscuridad también tiene que ver con el misterio, con una situación extraordinaria, que es la de escuchar música en vivo sin ver nada, con los sentidos puestos exclusivamente en lo que escuchás."

-Imagino también que es una suerte de juego para ustedes.

-Por supuesto, porque jugar es clave y también lo es en mi propuesta general: con Semilla, siendo dos jovatos, seguimos jugando; 2Saxos2 siempre fue algo lúdico. Por ahí los Redondos fueron más dramáticos, porque las letras eran más rock, pero en las otras puestas que hice y que hago siempre hay algo más de juego y de riesgo.

A fines del año pasado, Dawi y Semilla sumaron al baterista Walter Sidotti (todos ellos parte de la última formación de los Redondos) para un espectáculo ciento por ciento ricotero, del que también participaron otros ex integrantes como Willy Crook y Tito Fargo. ¿Se terminó la veda? "De alguna manera, al haber estado tantos años transpirando la camiseta, nos dimos cuenta de que esos temas eran nuestros también. Teníamos el derecho de tocarlos. Siempre fue algo inmaculado, que no se podía, pero la verdad es que lo hemos disfrutado y vamos a seguir haciéndolo. Eso sí, de una manera hiperacotada, para no malgastar ese magnetismo que se nos da cuando nos reencontramos con los temas de los Redondos y con Semilla, y con Walter. Es un espacio más que está bueno tenerlo."

De Morphine a Miss Bolivia

Durante su extensa carrera, Dawi se ha forjado a sí mismo como un saxofonista difícil de encasillar en un solo lugar. "Quizá tenga que ver con que mi formación no es la misma de otros saxofonistas, que se formaron copiando el solo de Charlie Parker, de Coltrane, Bobby Keys o quien fuese. No es mi forma", arriesga ahora, sentado en el living de su propia Babilonia, en el corazón de Almagro, entre cientos de objetos de todo tipo y estilo ("me gusta juntar cosas", admite), y cuadros pintados por él mismo.

Esa formación libre es la que le permite a Dawi tocar tanto con La Bomba de Tiempo como con Las Bodas Químicas o ser convocado por Vapors of Morphine (tal el nombre de la banda que llevan adelante los músicos de Morphine, tras la muerte de Mark Sandman). "Me llamaron para tocar las últimas dos veces que vinieron y para mí fue un regalo hermoso. Ellos son una banda muy original y la última vez, que tuve que sacar unos temas, me di cuenta de que las composiciones son terribles. Y creo que también esto de darle alimento a la curiosidad, seguir buscando los límites de uno, lo tiene la cultura que nos atraviesa como generación, pero también uno es el que todo el tiempo tiene que ver hasta dónde puede llegar. Porque si cruzás la línea y te vas un poco más allá de ese círculo, no pasa nada, lo importante es que sientas y estés convencido de lo que hacés. Uno a veces tiene evoluciones y sucede que sacaste los pies del plato del rock, más allá de que la cultura rock sea nuestra referencia. Para mí el rock es una cultura a la que estoy ligado emotivamente, pero en general siempre he andado más por los bordes. Muchas veces, con 2saxos2, nos vimos obligados a entrar en las góndolas del rock, porque no había otra manera de ser clasificados. Con Semilla nos pasa lo mismo."

-Hablando de bordes, tenés a Miss Bolivia como invitada en el disco. ¿Cómo se cruzaron?

-El primer encuentro fue cuando nos invitaron a los dos a participar de un proyecto en el penal del Camino del Buen Ayre, en el pabellón 48, en el que se hicieron talleres de rima y nosotros musicalizamos letras de los presos. Tocamos con ella varias veces en la cárcel. Ahora tenía el tema "Los pilares de Pilatos", le mandé las ideas con las que contaba y ella compuso su parte rapeada, que entró perfecta. Hace una descripción desde un lugar ficcional que no sabés si es o no realidad. Al fin de cuentas, de eso se trata todo el disco.

Sergio Dawi y Los Estrellados

Presenta Jaqueados

Funciones, viernes 7, sábado 8 y domingo 9, a las 22.

C. C. Konex, Sarmiento 3131.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.