Perry Farrell: pese a la "inflación descontrolada", el creador del festival dijo que hay Lollapalooza para rato

Perry Farrell
Perry Farrell Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Silvina Ajmat
(0)
31 de marzo de 2019  • 18:07

La Mona Giménez ejecutaba con pasión las notas de "Quién se ha tomado todo el vino" cuando Perry Farrell se acercó al Main Stage 1 atraído por la curiosidad de lo que le sonaba alegre y al parecer, algo country: improvisó unos pasos de cowboy al ritmo de la canción más famosa de la historia del cuarteto de Córdoba. "Who has drunk all the wine", le tradujo alguien al oído y soltó una carcajada. Todo parece divertirle al creador de Lollapalooza , quien llegó a la Argentina tras celebrar en Chile con una fiesta pantagruélica sus 60 años.

Farrell quiso recorrer todos los espacios de Lollapalooza Argentina para constatar con sus ojos que lo que prometió Diego Finkelstein, el productor del festival en el país, se cumplió: "crear una experiencia que traiga más felicidad al mundo". "Diego llevó esto a otro nivel", sentenció satisfecho.

Uno de los puntos que consideró relevantes de esta edición tuvo que ver con el arte: "El concepto del festival implica que tenemos que darle a la gente la posibilidad de hacer lo que quiera. Que encuentre sombra, agua, que disfrute de la tierra, de la comida. Y de todo tipo de formas de expresión. Por eso le pedí que hubiera arte, y acá está", explicó, tras posar para las fotos con las instalaciones multicolores de Marta Minujín y Cynthia Cohen.

Su caminata por el predio no pasó inadvertida. Botas texanas, pantalón de lino, chaleco sin remera debajo, sombrero Panamá. A su lado, una mujer no menos vistosa que él: Etty Farrell, su esposa y madre de sus hijos. Inseparables, intercambian opiniones sobre lo que ven, se maravillan con los colores del festival, los looks, y la emoción de la gente del público que los reconoce. "Ese es el chabón que inventó el Lolla", le dice un chico a otro, antes de saltar a pedirle una selfie. "En los tiempos de las redes sociales es aún más importante el impacto visual del festival", comenta Farrell, mientras su mujer, exbailarina de Jane's Addiction, inventa todo tipo de posados para fotos en vertical, directo para una historia de Instagram.

El lugar de la mujer en la música surge de inmediato en la conversación. Para Etty, es complicado hablar de un cupo femenino en los festivales. "Hay muchísimos más artistas hombres en el mundo. El festival muestra que hay lugar para todos, pero no hay tantas mujeres", dice. Para Perry: "Hay muchísimas mujeres vocalistas. Hay que buscar un balance", agrega. "La diversidad es importante -interviene Finkelstein-. Es un festival inclusivo. Vienen niños, millennials, padres que traen a sus hijos a su primer contacto con la cultura y el arte".

Mientras se prepara para el debut del Lollapalooza en Estocolmo, donde el rey de Suecia ya les ofreció los jardines detrás del palacio, en la Argentina el contexto económico impone una incógnita: ¿será viable y rentable un Lollapalooza Argentina 2020?

"Me dijeron que la inflación está fuera de control pero estamos seguros de que la gente va a poder seguir viniendo. Diego está haciendo un trabajo maravilloso para llevarlo adelante", explica Perry. "Es más desafiante en este contexto económico pero el Lollapalooza es un proyecto a largo plazo", responde Finkelstein. Los dos coinciden en el compromiso de seguir haciendo el festival más allá del contexto económico: "Creemos que cuando las cosas son más difíciles tenemos que trabajar más para desarrollar esta experiencia. El camino para nosotros es entregar arte, pantallas más grandes, dar lugar a todo tipo de expresiones. Más allá del negocio y de la rentabilidad. Crear un espacio de fantasía para traer mayor felicidad al mundo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.