Bajo el cielo de Venecia, Al Pacino es escoltado por sus ángeles argentinos