Palacio Madero Unzué: entramos en la residencia del embajador del Reino Unido

Desde 1945 es la residencia diplomática del Reino Unido. Aquí durmieron el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos, la princesa Ana y Lady Di, que adoraba nadar en su pileta cuando visitó Buenos Aires en 1995. El embajador Mark Kent y su mujer, Martine Delogne, nos guían por un tour fascinante.
Desde 1945 es la residencia diplomática del Reino Unido. Aquí durmieron el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos, la princesa Ana y Lady Di, que adoraba nadar en su pileta cuando visitó Buenos Aires en 1995. El embajador Mark Kent y su mujer, Martine Delogne, nos guían por un tour fascinante. Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires
Lucila Olivera
(0)
22 de enero de 2019  • 17:43

El cielo cubierto de nubarrones y la lluvia incesante son el preludio perfecto para lo que será una jornada muy british. En Gelly y Obes 2333, sede de la Residencia Británica, nos reciben el embajador del Reino Unido, Mark Kent (53), y su mujer, Martine Delogne (57), para guiarnos por un tour fascinante por el que fuera el Palacio Madero Unzué.

Según cuenta la historia, en 1898, Carlos María Madero se casó con Sara Unzué Baudrix y decidió construir una propiedad que pudiera albergar bajo un mismo techo a la familia y a las generaciones venideras. Eligió la urbanización que entonces estaba haciendo el municipio en tierras de la ex Quinta de Hale (hoy conocida como La Isla, delimitada por las avenidas Las Heras y del Libertador, y las calles Agüero y Agote) y compró los lotes 1,2,3,4,7 y 8 en la manzana E.

Mark Kent, embajador británico en argentina, junto a su esposa Martine.
Mark Kent, embajador británico en argentina, junto a su esposa Martine. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

La construcción sucedió entre 1913 y 1917, a cargo del estudio de arquitectos británicos Walter B. Bassett Smith y Bertie Hawkins Collcutt, autores de algunas casas emblemáticas de Mar del Plata, como Villa Blaquier o la residencia de los Aberg Cobo. "Nuestro padre vivió personalmente la decoración de su casa y la fue amueblando con piezas y objetos que trajo de cada uno de sus viajes (…). Pero su orgullo fue demostrar la calidad de los artesanos argentinos. La guerra limitó la importación de materiales y mano de obra extranjera. Entonces se trabajó la boiserie y el hierro con elementos nacionales. El éxito fue absoluto", recordó en 1970 su hija Mercedes Madero de Ayerza, según da cuenta el libro Residencia británica, 1917-2017, que la Embajada Británica editó en 2017 para celebrar el primer siglo de la residencia, considerada un claro ejemplo de estilo eduardiano.

La muerte de Carlos Madero, y años más tarde de su mujer, incidieron en la decisión familiar de vender la casa, habitada hasta entonces por sus hijas con sus familias, los matrimonios Ayerza, Bengolea y Demaría.

DE HÔTEL PARTICULIER A RESIDENCIA DIPLOMÁTICA

En 1945 el gobierno británico decidió dejar la residencia que tenía en Buenos Aires desde 1938 en la antigua Quinta Hale y comprar una nueva. En diciembre de ese año adquirió el palacio Madero Unzué en cerca de 125.000 libras, unos 2.400.000 pesos de entonces. La operación permitió anexar la propiedad lindera con grandes espacios verdes.

En 1946, antes de que el embajador la ocupara, renovaron la fachada sobre el jardín posterior, con una terraza, a modo de galería, con escalera imperial desde el primer piso. También abrieron ventanas con balcones semicirculares en la biblioteca y la habitación principal del segundo piso para integrar visualmente la casa con el nuevo lote.

La residencia tiene una de las colecciones más importantes de muebles ingleses de Buenos Aires. En el vestíbulo, con solado de diseño ajedrezado, hay una reja de hierro forjado que da acceso al gran hall, donde se exhiben esculturas pertenecientes a la Colección de Arte del gobierno británico.
La residencia tiene una de las colecciones más importantes de muebles ingleses de Buenos Aires. En el vestíbulo, con solado de diseño ajedrezado, hay una reja de hierro forjado que da acceso al gran hall, donde se exhiben esculturas pertenecientes a la Colección de Arte del gobierno británico. Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires

Sobre los muros lindantes a la entrada del comedor se destacan los retrato del rey Jorge V y de la reina María vestidos con sus trajes de coronación. Son reproducciones de los originales pintados por Sir Samuel Luke Fildes y Sir William Henry Llewellyn, respectivamente, colgados en el Salón Azul.
Sobre los muros lindantes a la entrada del comedor se destacan los retrato del rey Jorge V y de la reina María vestidos con sus trajes de coronación. Son reproducciones de los originales pintados por Sir Samuel Luke Fildes y Sir William Henry Llewellyn, respectivamente, colgados en el Salón Azul. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

VISITANTES ILUSTRES

Felipe, el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos y Diana de Gales se alojaron en la residencia en diferentes oportunidades. En el caso de Felipe, el marido de la reina Isabel, el 6 de octubre de 1966, dijo presente cuando se puso la piedra fundamental del nuevo edificio de la Embajada. Él plantó un palo borracho y admiró las gigantescas tipas que desconocía. La princesa Diana se instaló en la residencia en noviembre de 1995, cuando vino a Argentina para un "tour de caridad". Samuel Eduardo Victoria, mayordomo de la residencia hace veinticuatro años, la recuerda así: "Era un ser humano espectacular. Miraba a los ojos y hablaba con todo el personal. Un día, al salir de la pileta, me comentó que jamás había visto un cielo tan lindo como el de Buenos Aires. Y aunque yo la invitaba a subir por el ascensor, ella prefería las escaleras. Años después conocí a su hijo, Harry, y, para mi sorpresa, cuando le quise llevar el bolso enorme que traía me dijo que no hacía falta.

Diana Spencer en los jardines de la residencia en ocasión de su visita a la Argentina en 1995
Diana Spencer en los jardines de la residencia en ocasión de su visita a la Argentina en 1995 Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires

En 1995, otros príncipes, pero del rock & roll, revolucionaron la casa: los Rolling Stones fueron a tomar el té. "Había muchísimos fans afuera. Les gustó tanto el jardín y la pileta que pidieron permiso para venir todos los días con sus familias", rememora Sam.

La Princesa Ana saluda al personal de la residencia en ocasión de su visita a la Argentina
La Princesa Ana saluda al personal de la residencia en ocasión de su visita a la Argentina Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires

El comedor en la antiguedad
El comedor en la antiguedad Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires

El 11 de junio de 2001 el palacio Madero Unzué fue declarado Monumento Histórico Nacional por sus atributos estéticos, arquitectónicos y paisajístico-ambientales
El 11 de junio de 2001 el palacio Madero Unzué fue declarado Monumento Histórico Nacional por sus atributos estéticos, arquitectónicos y paisajístico-ambientales Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

HABLA EL ANFITRIÓN

El escritorio de Mark Kent está plagado de objetos preciados. "La foto de Churchill que estuvo acá durante la Segunda Guerra Mundial. Y el mayordomo de entonces, al retirarse, pidió llevársela de recuerdo. Años después, cuando murió, la foto se puso a la venta, alguien la compro y nos la hizo llegar hace dieciocho meses", dice, señalando el cuadro. También hay una réplica de ala del caza monoplaza Spitfire, y hasta ladrillos del Parlamento que datan de 1942, después de los ataques de los alemanes. El embajador llegó a Argentina en julio de 2016, tras cumplir funciones en Tailandia y Vietnam. "Mi primer puesto fue en Brasil y después serví en México", dice, para dejar claro por qué tanto él como su mujer hablan español fluidamente.

Para los eventos oficiales se usa la vajilla con el escudo de la Reina, que “es la misma para todas las embajadas y fue traída del Reino Unido”, cuenta Eugenia Cogorno, jefa de residencia. El menú se imprime sobre una tarjeta decorada con una imagen en blanco y negro de la fachada de la casa.
Para los eventos oficiales se usa la vajilla con el escudo de la Reina, que “es la misma para todas las embajadas y fue traída del Reino Unido”, cuenta Eugenia Cogorno, jefa de residencia. El menú se imprime sobre una tarjeta decorada con una imagen en blanco y negro de la fachada de la casa. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Mark Kent, embajador británico en argentina, junto a su esposa Martine, en los jardines de la residencia.
Mark Kent, embajador británico en argentina, junto a su esposa Martine, en los jardines de la residencia. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

–¿Qué fue lo que más lo sorprendió a su llegada?

–Buenos Aires tiene una imagen bella y romántica con gente muy cálida. Yo venía de Asia, donde la cultura es muy diferente. Allá nadie muestra su opinión, en cambio acá todo el mundo dice lo que piensa y eso es muy positivo porque podemos tener un diálogo muy abierto. Tenemos muchas posibilidades con esta residencia, donde sólo el año pasado recibimos con gran gusto a más de catorce mil personas, y también con las redes sociales, donde podemos tener contacto directo.

–¿Sus hijos lo visitan seguido?

–Alec (26) y Aurélie (23) vienen todo lo que pueden. Lo bueno es que ahora tenemos dos vuelos diarios, así que facilita las cosas. Ellos viven en Londres. Nuestra hija nos acompañó la última Navidad.

–La casa es Monumento Histórico Nacional, ¿qué significa para usted habitarla?

–Es un honor. Me gusta porque es grande, pero cozy, quizás por toda la madera. Cuando vivía la familia Madero Unzué, cada uno tenía un piso. Nosotros repetimos el esquema en cuanto a que en la planta baja tenemos oficinas, en el primero la parte social, el tercer piso es el de invitados y por último el mío, que es como un departamento. Hace diez años se la puso en valor porque hay que cuidarla. Y su ubicación es privilegiada.

–El jardín es un capítulo aparte.

–Lo usamos muchísimo. Ahora estamos organizando la Harry Potter Book Night porque, además de afianzar las relaciones entre los gobiernos, queremos llegar a distintos sectores de la sociedad. El evento más intenso que organizamos anualmente es la fiesta de cumpleaños de la Reina, en abril (asisten unas ochocientas personas). Veremos cómo sorprendemos este año.

–¿Qué disfruta de Buenos Aires?

–Gané seis kilos, no sé si eso responde. El asado, el Malbec [Se ríe]. Me gusta la ciudad, es una de las más lindas del mundo para vivir. Cada tanto recibo llamados de mis colegas preguntándome cuándo me voy. Por el momento no está en mis planes. También me gusta el verde que tiene, Palermo, sus lagos, y que es una ciudad viva, con mucha gente en las calles, en los parques.

–¿Tuvo oportunidad de conocer el resto del país?

–Sí. Mi último viaje fue a Ushuaia, Calafate, El Chaltén, Trelew… También fui a Neuquén por Vaca Muerta, a Salta, Tucumán, Santa Fe. Este es un país muy grande y siento que como embajador tengo que conocerlo. Yo no soy de Londres, soy del campo, del norte. De Spilsby, un pueblo muy chico.

–Usted contribuyó al Proyecto Humanitario que permitió identificar a 107 soldados argentinos enterrados en Darwin.

–Cualquier persona de buena voluntad que conozca y se reúna con los familiares de los caídos sabe que tiene el deber de ayudarlos. Mi propio abuelo fue conscripto en la Segunda Guerra Mundial. Él siempre me enseñó que la guerra es algo terrible y que no hay que odiar al otro bando. Fue una gran lección, y para mí este proyecto fue de suma importancia humanitaria. No había razón para que las familias sigan angustiadas. Las relaciones diplomáticas y personales se basan en la empatía. Hay muchas personas que han contribuido en este proceso. Desde el coronel Geoffrey Cardozo, que construyó el cementerio, hasta Julio Aro y Gabriela Cociffi, quienes lucharon durante varios años para darle visibilidad al reclamo. Eduardo Eurnekian apoyó todo el proceso y permitió el viaje de los familiares.

–El año pasado recibió a la princesa Ana. ¿Cómo es ella?

–Es una mujer muy cálida, simpática. Justamente hace muy poco recibí una carta de Navidad de su parte. Nuestra familia real es muy impresionante, me encantaría tener más visitas reales acá.

En 1946 se renovó la fachada sobre el jardín posterior, con una terraza, a modo de galería, que hechiza a quienes visitan la residencia.
En 1946 se renovó la fachada sobre el jardín posterior, con una terraza, a modo de galería, que hechiza a quienes visitan la residencia. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

La pileta se apoya en la barranca que da sobre avenida Libertador.
La pileta se apoya en la barranca que da sobre avenida Libertador. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

Su escritorio. Tal como se ve en la foto de la casa original, las bibliotecas fueron reemplazadas por ventanales
Su escritorio. Tal como se ve en la foto de la casa original, las bibliotecas fueron reemplazadas por ventanales Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

La mesa con los retratos de la familia real. En primer plano, una foto de un encuentro con el presidente Mauricio Macri y un retrato de la primera ministra Theresa May.
La mesa con los retratos de la familia real. En primer plano, una foto de un encuentro con el presidente Mauricio Macri y un retrato de la primera ministra Theresa May. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

El escritorio antes de la reforma
El escritorio antes de la reforma Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Embajada Británica Buenos Aires

Fanático del club inglés Arsenal, Mark colecciona camisetas de fútbol: tiene más de cincuenta. “Voy a la cancha seguido, pero no tengo un equipo local favorito para no hacer diferencias”, asegura.
Fanático del club inglés Arsenal, Mark colecciona camisetas de fútbol: tiene más de cincuenta. “Voy a la cancha seguido, pero no tengo un equipo local favorito para no hacer diferencias”, asegura. Fuente: HOLA - Crédito: Pilar Bustelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.