Hugh Grant imagina una secuela de Nothing Hill, que nadie querrá mirar

Hugh Grant, de galán a actor de carácter
Hugh Grant, de galán a actor de carácter Fuente: Archivo
Natalia Trzenko
(0)
28 de octubre de 2020  • 13:12

Entre las razones por las que las comedias románticas dejaron de ser uno de los géneros más producidos en Hollywood figura la imposibilidad de transformarlas en sagas exitosas, de convertir un gran suceso en una trilogía con la capacidad de recuperar la inversión mucho más allá de la venta de entradas. Ese modelo de negocios tan popular en la industria del cine en principio no se aplica a las comedias romántica, motivo de peso para que dejaran de producirse con la asiduidad de los años 90.

Sin embargo, tal vez haya otra explicación para la falta de secuelas del género. "Me gustaría hacer una continuación de alguna de mis comedias románticas que muestren lo que pasó después de que terminaron las películas. Para probar que todas ellas difundía una terrible mentira: que existen los finales felices", dijo Hugh Grant hace unos días en plena promoción de la miniserie The Undoing. El actor británico que durante años fue el rey indiscutido del género presentó un argumento sólido en contra de las secuelas románticas. La única forma de que tengan continuación es ir más allá del "fueron felices y comieron perdices", un camino seguro hacia la muerte del tipo de fantasía que el género propone. Y quién mejor que Grant para explicar cómo sería.

Hugh Grant en The Undoing
Hugh Grant en The Undoing Crédito: HBO

"Me gustaría que Julia (Roberts) y yo protagonizáramos la continuación de Un lugar llamado Notting Hill en la que los personajes están en pleno proceso de un doloroso divorcio con abogados carísimos, niños involucrados en el tironeo y una inundación de lágrimas. Con ambos psicológicamente marcados para siempre. Ese es el film que me gustaría hacer", bromeó el actor sobre la exitosa película de 1999 en la que interpretaba al librero William Thacker enamorado de la estrella de Hollywood Anna Scott, papel que interpretó Julia Roberts.

Más allá de los chistes, en el encuentro con la prensa internacional a propósito de la ficción de HBO, Grant le echó la "culpa" de su suceso en la comedia romántica a Richard Curtis, el guionista y director responsable de los films que lo encumbraron como el rey de la comedia romántica: Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill y Realmente amor. Además de El diario de Bridget Jones, el film que por su origen de trilogía literaria fue la excepción que confirmó la regla de la falta de secuelas del género.

El baile de Hugh Grant en Realmente amor - Fuente: YouTube

01:12
Video

"Richard Curtis escribió muchas de las comedias románticas que hice y siempre le causó mucha gracia que la gente pensara que yo soy ese hombre inglés amable y algo tartamudo de las películas porque él sabía que en verdad yo era exactamente lo contrario", explicó el actor, aliviado de poder dedicarse ahora a papeles que le permiten ser algo más que el Hugh Grant de fantasía. "Necesitaba ser otro tipo, no el galán", concluyó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.