La actriz Lori Loughlin, de Full House, ya cumple su pena de dos meses de cárcel

La actriz Lori Loughlin, en 2019, al salir de una corte federal de Boston, tras una audiencia por el escándalo de los sobornos a universidades
La actriz Lori Loughlin, en 2019, al salir de una corte federal de Boston, tras una audiencia por el escándalo de los sobornos a universidades Fuente: Archivo - Crédito: AP Foto/Steven Senne
(0)
30 de octubre de 2020  • 19:26

La actriz estadounidense Lori Loughlin comenzó este viernes a cumplir la condena de dos meses de prisión por el pago de sobornos para asegurarse el ingreso de sus hijos en una universidad de élite. La actriz, conocida sobre todo por su papel de Becky en la serie Full House (y su secuela, Fuller House), ingresó en el centro correccional de Dublin, una prisión del norte de California exclusiva para mujeres. En ese mismo lugar y por el mismo motivo ya cumplió su pena de 11 días de prisión la actriz Felicity Huffman (Desperate Housewives).

Según la sentencia que la condenó en agosto pasado tras declararse culpable de los delitos por los que era acusada, Loughlin debía cumplir con la pena a partir del 19 de noviembre, pero se le concedió la opción de hacerlo por anticipado. De esta manera podrá salir a fin de año. "Pasará seguramente Navidad en la cárcel, pero quedará libre para la celebración de Año Nuevo junto a su familia. Ya está pensando en cómo 2021 podrá ser mejor para ella", dijo un allegado a la actriz.

Loughlin fue uno de los rostros más notorios del escándalo que se desató a mediados de 2019, cuando se supo que varias personas de acomodada posición económica recurrieron a los sobornos y a las trampas para asegurarse la admisión de sus hijos en distintas universidades de élite sin necesidad de pasar por exámenes y pruebas. Loughlin y Huffman fueron las caras más famosas de una gran cantidad de ricos y famosos que recurrían a distintos engaños (simulación de problemas de aprendizaje, falsificación de documentos, sobornos a entrenadores deportivos) para garantizar el ingreso de sus hijos en casas de altos estudios que de otro modo muy probablemente les restringiría el ingreso.

"Seguí un plan para darle a mis hijas una ventaja injusta que solo logra exacerbar las desigualdades existentes", admitió Loughlin al declararse culpable, al igual que su esposo, el diseñador Massimo Giannulli. La pareja fue acusada de haber pagado medio millón de dólares por hacer pasar a sus hijas como aspirantes para integrar el equipo de remo de la University of Southern California, cuando en realidad ninguna de las dos había participado en ningún momento de ese deporte.

Además de su permanencia en prisión de aquí a fin de año, Loughlin deberá pagar una multa de 150.000 dólares y atravesar los próximos dos años bajo el régimen de libertad vigilada, a lo que se sumarán para ella 100 horas de servicio comunitario. Giannulli cumplirá también a partir de este mes una pena de cinco meses de cárcel.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.