Los personajes de la boda de María Laura Leguizamón y Marcelo Figueras

Luego de tres años de novios, la senadora nacional y el empresario, director de Laboratorios Richmond, dieron el sí en Puerto Madero
(0)
22 de noviembre de 2013  • 14:51

El spot era perfecto: atardecer en el río, seguido de una increíble noche de luna llena. Así, de la forma más romántica, el sábado 16 de noviembre la senadora nacional María Laura Leguizamón (48) y Marcelo Figueiras (50), director de Laboratorios Richmond, se juraron amor eterno ante cuatrocientos familiares y amigos que oficiaron de testigos. Todo pasó como lo habían soñado. Exactamente a las 19.30, la novia llegó en barco al muelle del Yacht Club de Puerto Madero, vestida con un diseño de Gino Bogani. Los nervios no esfumaron la sonrisa que María Laura traía en el rostro. Caminó hacía el altar –ubicado en la terraza, con vista al canal– escoltada por el cortejo, que estaba integrado por su hija Juana Betnaza (8), encargada de llevar los anillos, y por los nietos de él, Joaquín (6) y Juana (5) –hija de Ivana, la novia de Sebastián Ortega– y Francisco (6), sobrino de la novia.

Muy emocionado, Figueiras (de smoking con moño) esperó en el altar mientras observaba cómo la novia desfilaba hacia él. Cuando se encontraron, no ahorró halagos para su mujer. "Estás muy linda", le dijo al oído. "Juntos, irradian una energía muy especial", comentó un íntimo amigo de María Laura. "Hay mucho amor en juego para que a esta edad dos personas apuesten al compromiso", dijo otro invitado. Primero recibieron la bendición del padre Carlos Barreiro, amigo de la familia, y luego fue el turno del juez de paz, quien los había casado el día anterior en el Registro Civil de la calle Uruguay y les entregó la libreta de matrimonio con la caída del sol. Alejandro Roemmers, íntimo de los protagonistas, tomó luego la palabra y honró el amor de Marcelo y María Laura con una poesía que escribió a los 14 años, que hizo llorar de emoción a muchos de los invitados.

PARTY EN BLANCO

Pasados los formalismos, largó la fiesta, toda decorada con rosas blancas. En un clima décontracté, los invitados se ubicaron en livings y mesas altas para disfrutar de un cóctel de finger food con variedad de exquisiteces tradicionales e internacionales. Cerca de las diez, empezó a sonar la música que no se detuvo hasta las cuatro de la mañana. "La fiesta duró mucho más de lo que pensábamos. Nos divertimos con nuestros amigos y hubo reencuentros, principalmente para Marcelo. Sus ex compañeros de Harvard viajaron especialmente y también seres queridos que viven en Inglaterra, Australia, España e India. Estábamos felices porque pudieron venir casi todos", contó María Laura a ¡Hola!

Las hijas de Marcelo, Nadia (29), Natalia (28), Ivana (26) y las gemelas, María y Gabriela (21) –fruto de su matrimonio con la artista plástica Silvina Salazar– le imprimieron juventud a la pista. Los Ortega también dijeron presente: además de Sebastián, fueron Evangelina, Palito y Julieta. El más famoso del Club del Clan sorprendió a todos con un show y, después de cantar sus hits, invitó a los novios al escenario para que entonaran "La felicidad". En la pista y entre las mesas, se divertían las figuras políticas, como Daniel Scioli, Juan Manuel Abal Medina (con su mujer Guillermina Koch), Aníbal Fernández, Juan Manuel Urtubey, Alejandro Granados, Diego Santilli con Marcela Tinayre, Valeria Mazza y Karina Rabolini. La fiesta duró hasta la cuatro de la madrugada. La luna de miel, una sorpresa en manos de Marcelo Figueiras, quedará para después del 30 de noviembre, cuando María Laura termine las sesiones ordinarias en el Congreso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.