Patricia Echegoyen habló del amor de su vida y de su fugaz romance con Carlos Calvo

Los amores de Patricia Echegoyen
Los amores de Patricia Echegoyen
(0)
12 de septiembre de 2019  • 12:25

"Hice mucha terapia toda la vida, tengo un departamento en Avenida del Libertador invertido en terapia. Me gusta saber todos los por qué, y me atraen las nuevas terapias. Nunca probé pero me da curiosidad las vidas pasadas, biodescodificación", le contó Patricia Echegoyen a Verónica Lozano en el programa que conduce por Telefe, Cortá por Lozano.

La actriz, que cada lunes a las 20 protagoniza Una magnifica desolación en El Tinglado, habló del gran amor de su vida y padre de su hija, Rodrigo, pero también dijo que tuvo un impasse en la pareja porque en el medio tuvo una relación con Carlín Calvo. "Llevamos 21 años con Rodrigo. Tuvimos una separación por un romance fugaz con Carlín y volvimos. Confieso que he vivido. Zafamos de muchas guardias periodísticas, y recuerdo que una vez me metí de contramano en Libertador. Tuve una época movidita. Mi historia con Rodri no estaba terminada y nos dimos otra oportunidad, aunque en un principio creí que jamás íbamos a volver. Pero nos reencontramos en una fiesta de Martín Seefeld, que además nos había presentado, y hablamos por un tema inmobiliario porque yo necesitaba mudarme y quería consultar".

Hoy Rodrigo es el gran amor de la actriz pero, además, junto a él son padres de Lucía, de 14 años. La actriz se emociona hasta las lágrimas cuando habla de su hija. "Fue muy buscada, muy deseada. Toda la vida dije que iba a tener una hija que se iba a llamar Lucía. Y vino después de muchos tratamientos, mucha búsqueda. Mi hija está hermosa, charlamos mucho. El año pasado vi cómo pasó de ser nena a mujer y no es fácil aceptarlo para una mamá".

Su infancia y el deseo de su padre

Patricia Echegoyen habló sobre sus comienzos
Patricia Echegoyen habló sobre sus comienzos

"Mi familia tenía un hotel, el San Ignacio que ya no existe. En verano nos achicábamos a dos habitaciones y en invierno cada uno tenía su propio cuarto: eramos seis hermanos. Una infancia tremenda, muy hermosa. Mi hermana Silvia y yo estábamos enamoradas de dos vecinos y esperábamos el verano para verlos. Después nos mudamos a Mar del Plata, donde hice la escuela secundaria y empecé a estudiar teatro. Y a los 20 me escapé de mi casa para ser actriz y vine a Buenos Aires, a la casa de mi tío Miguel. Me fui antes de la cena porque papá no me dejaba: quería que hiciera terapia ocupacional. La noche anterior había hablado con mi papá y le pedí que me diera una razón para quedarme. Empezó a tartamudear y fue tragicómico. No me pudo convencer y al día siguiente armé el bolso y tomé un micro. Mi mamá ya sabía dónde estaba. Después vieron que iba en serio y me apoyaron. Agustín Alezzo me presentó a un representante y empecé a trabajar en especiales con Norma Aleandro y Julio Chavez en el viejo canal 7 y en un musical con Pepito Cibrián. Y no paré más".

¿Acosada?

Confesó que en los '80 tuvo situaciones de acoso. "Tenía mis curvas. (...) En Telefe, en la novela Amándote, me querían poner un shortcito y no quise. Me costó que me vieran como una actriz y no solamente como una chica linda".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.