Tras las acusaciones de abuso sexual contra Harvey Weinstein, Mark Ruffalo y George Clooney rompieron el silencio