Netflix: Locke & Key, una historia de magia y terror con espíritu adolescente

Los niños en el centro de la historia de Joe Hill y Carlton Cuse
Los niños en el centro de la historia de Joe Hill y Carlton Cuse
Paula Vázquez Prieto
(0)
8 de febrero de 2020  • 00:22

Locke & Key (Estados Unidos, 2020). Creadores: Carlton Cuse y Meredith Averill (basado en el cómic de Joe Hill). Elenco: Connor Jessup, Emilia Jones, Darby Stanchfield, Jackson Robert Scott, Laysla De Oliveira, Sherri Shaum, Petrice Jones, Bill Keck. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: buena.

"Estas llaves son nuestro legado", es la frase que utiliza Kinsey Locke (Emilia Jones) para convencer a su hermano Tyler (Connor Jessup) de seguir explorando los misterios de la mansión a la que han ido a vivir después de la muerte de su padre. Legado o maldición, la imponente casa de los Locke, en el corazón del imaginario pueblo de Matheson en Massachusetts, se convierte en un extraño laberinto para la familia que todavía transita el duelo por la terrible muerte de Rendell, signada por la culpa y la tragedia. La casa los alberga con todos sus misterios: las llaves susurrantes que abren las puertas de la magia, un inmenso sótano que guarda el pasado adolescente de secretos y pecados de Rendell, cuadros familiares que miran expectantes desde la galería, y un cercano cementerio y sus lápidas, custodiadas por el polvo de los años.

Basada en el popular cómic de Joe Hill y creada por Carlton Cuse (uno de los nacidos de la usina Lost) y Meredith Averill, esta adaptación intenta conjugar el clima de horror y fantasía que envuelve a la familia Locke desde su llegada a la Casa de las Llaves, con un espíritu más lúdico, cercano a la magia que habitó el universo Harry Potter, plagado de romances adolescentes en el contexto de la secundaria, la exploración de la identidad familiar y los intentos de reconciliación con el legado de los padres. Esa decisión es la que origina la gran disparidad de los episodios, algunos más solventes, mejor construidos sobre las revelaciones de las distintas llaves que guarda la casa y sus poderes, y otros que se desvían en los noviazgos, los conflictos entre hermanos, en los juegos todavía infantiles de Bode (Jackson Robert Scott) y los intentos de sus hermanos adolescentes de encajar en esa nueva vida que les espera.

Cuse y Averill nunca se deciden a teñir de verdadera inquietud la aparición de los monstruos que la casa les tiene reservados a los Locke. El demonio que emerge del pozo de agua, de nombre Dodge (Laysla De Oliveira) y con el aspecto de una chica enérgica y seductora, aparece de a ratos, sin ofrecer demasiado peligro, recién dispuesta a ejercer verdaderas amenazas hacia los últimos episodios. Sin embargo, es la vecina de al lado (Sherri Shaum), amiga de la juventud de Rendell y conocedora de más de lo que anuncia, la que se revela como un personaje de creciente misterio, que porta el recuerdo de crímenes y anuncia un horror mucho más cercano.

Los tonos del fantástico, que delinean un universo visual atractivo y exuberante, no llegan a condensar, en esta primera temporada, el lado oscuro que el poder y la magia prometen. Es en ese territorio, donde los miedos se suprimen y la tentación es más fuerte que toda mesura, donde el terror debería asumir su mejor rostro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.