Perros de Berlín, la nueva serie alemana de Netflix

Perros de Berlín
Perros de Berlín
Paula Vázquez Prieto
(0)
21 de diciembre de 2018  • 16:24

Perros de Berlín (Alemania, 2018). Creador: Christian Alvart. Elenco: Felix Kramer, Fahri Yardim, Samy Abdel Fattah, Anna Maria Mühe, Mohamed Issa, Katharina Scütter, Urs Rechn. Disponible en: Netflix . Nuestra opinión: regular.

Un grupo de perros se enfrenta a los violentos disturbios que sacuden las calles de Berlín. La policía reparte palazos y golpes por doquier, el aire se impregna de humo y furia. "Siempre supe que llegaría el día de ajustar cuentas. Pero nunca pensé que me llevaría a la ciudad entre las piernas". Perros de Berlín, la nueva serie alemana de Netflix , comienza con los destellos de un infierno que va a ir desplegándose episodio tras episodio. Sin embargo, esa oscuridad a la que aspira se empantana en superpuestas líneas narrativas que nunca se amalgaman, en un tono de pretencioso cinismo que erradica todo rastro de humanidad, y en una fotografía cuyos colores opacos no se trasladan al retrato moral de ese mundo en decadencia.

Sietes días antes de los tumultos callejeros, el jugador más importante de la selección alemana aparece muerto en los suburbios de Berlín. Kurt Grimmer (Felix Kramer), policía adicto al juego, sumergido en deudas y con un pasado familiar neonazi, observa el macabro descubrimiento desde la casa de su amante y decide hacerse cargo de la investigación. Sus motivos no son meramente profesionales: mantener oculto el crimen le permite apostar fuerte contra la suerte de Alemania en un inminente partido frente a Turquía y revertir su mala racha. No obstante, el crimen no solo se tiñe de los oscuros intereses del mundo del fútbol y las apuestas clandestinas, sino que tiene un costado político: el origen turco del jugador asesinado, el Messi del equipo alemán, resulta el disparador de una disputa que involucra enconos nacionales y tensiones raciales.

Perros de Berlín - Tráiler oficial - Fuente: Netflix

01:37
Video

Si hasta aquí el conflicto y el contexto resuenan interesantes, el problema central que nunca resuelve el creador y director Christian Alvart es la pantanosa narrativa que construye al sumar personajes y delinearlos apenas como siluetas o débiles arquetipos. Así, aparece un policía gay que persigue a una red de narcotraficantes, la esposa de Kurt que sufre el violento ataque de una empleada en libertad condicional, un grupo de xenófobos adoradores del Tercer Reich, las peleas por los negocios en el seno de la mafia turca, un adolescente seducido por las mieles de pertenecer a una pandilla. Todo ello se estructura en esa extendida cuenta temporal que recorre el partido de fútbol (filmado en un digital de PlayStation), los efectos colaterales de la muerte en la sociedad y la consabida investigación policial. Esa creciente sensación de que todo es mucho, de que encima se acumula con descuido y poca sutileza, y de que, por último, esa dispersión pretende encubrirse en una sordidez impostada, nunca termina de revertirse.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.