Reese Witherspoon, Nicole Kidman y una crítica a cómo el cine muestra a la mujer