Tantas series, tan poco tiempo: mujeres que rompen las convenciones

La británica Doctor Foster y la australiana Miss Fisher Mysteries encuentran interesantes vueltas de tuerca sobre el género de misterio
Suranne Jones como la doctora Foster
Suranne Jones como la doctora Foster Crédito: Netflix
La británica Doctor Foster y la australiana Miss Fisher Mysteries encuentran interesantes vueltas de tuerca sobre el género de misterio
(0)
13 de mayo de 2016  • 16:17

Doctor Foster (producción de BBC One; primera temporada de cinco episodios de 60 minutos disponible en Netflix; segunda temporada ya confirmada). Creador: Mike Bartlett.

Con una sólida interpretación de Suranne Jones como brújula –está claro que la actriz no teme caer en la antipatía– la serie narra la caída de la cerebral médica del título, a quien su vida idílica junto a su marido (Bertie Carvel, visto en Jonathan Strange & Mr. Norrell) y su pequeño hijo se le torna pesadilla cuando comienza a sospechar que Simon la engaña. ¿Con quién? ¿Por qué? ¿Cómo? A través de los episodios acompañamos a Gemma en su trabajo detectivesco-conyugal, en igual medida masoquista y en otra obsesinado, que parte de un cabello rubio en una bufanda prestada, continúa con una revelación en una fiesta de cumpleaños y termina con un descenso a los infiernos que involucra a buena parte del pueblo en el que vive. Particularmente destacable es el clima de desesperación que le imprime el guión de Bartlett (conocido aquí por su obra Cock), aunque a medida que corren los minutos la miseria generalizada se vuelva intolerable y permita que recaiga en el melodrama. Mejor en pequeñas dosis.

Essie Davis como Phryne Fisher
Essie Davis como Phryne Fisher Crédito: Netflix

Miss Fisher's Murder Mysteries (producción de la cadena australiana ABC; dos temporadas de 13 episodios de 55 minutos disponibles en Netflix; tercera temporada de ocho episodios estrenada en Australia en 2015). Creadoras: Deb Cox y Fiona Eagger.

En las antípodas de Doctor Foster, esta bienvenida y efervecente rareza australiana (cuyas notables creaciones suelen llegar con cuentagotas a nuestro país) sabe perfectamente la historia que quiere contar y cómo hacerlo: en una palabra, todo es aquí delicioso. Su protagonista es Phryne Fisher (Essie Davis, una estrella en ciernes) una mujer adinerada y poco convencional que vuelve a Melbourne en los años 20 después de una tragedia. Allí, entre té canasta, bailes de largo y una larga lista de conquistas, se dedica a resolver crímenes. Basada en las novelas de Kerry Winwood, en el primer capítulo ("Cocaine Blues") ya se puede apreciar su hábil combinación de feminismo militante, diálogos picantes y suspenso clásico, todo condimentado con un diseño de producción deslumbrante. Para atracarse.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.