Ana Padilla vuelve a escena, pero detrás de una vidriera