Gracias a la cuarentena, se afianza la cercanía entre el cine indie y el teatro