En La Trastienda. Cutuli deja el monólogo y se pone serio